PRESENTACIÓN

Anualmente cuando nos reunimos los antiguos alumnos de Corias, bien sea en grupos minoritarios por promociones en diferentes lugares del Principado y alrededores, o de forma general en el encuentro de Corias a finales de cada mes de septiembre, siempre solíamos comentar al sentir la alegría de juntarnos de nuevo que, era una pena el que hubieran pasado tantos años sin comunicarnos y sin saber unos de otros.

Afortunadamente, en estos tiempos eso está subsanado gracias a los medios informáticos disponibles que tenemos a nuestro alcance. Aprovechando la oportunidad que nos brinda BLOGGER para poder crear un espacio cibernético común, en la nube, donde se pueda participar y expresar los recuerdos que cada uno de nosotros guardamos celosamente de aquellos años, es cuando surge el Blog de los antiguos alumnos de Corias.

Esta elemental presentación lo único que pretende y persigue es reavivar la amistad y la armonía que hemos trabado entre todos nosotros durante los años de convivencia en el Instituto Laboral San Juan Bautista de Corias y, que a pesar del tiempo transcurrido, aún perviven frescas en nuestro recuerdo.

Otro de los objetivos del blog es recordar y compartir las peripecias vividas por aquellos jóvenes que coincidimos bajo las mismas enseñanzas, disciplinas, aulas, comedores, dormitorios, juegos, etc., durante varios años en el convento de Corias y que aún las tenemos muy presentes.

La mejor forma que tenemos para rememorarlo es ir contando en este blog todos los pasajes que cada uno de nosotros recuerde, expresados con la forma y estilo propios de cada uno pero, siempre supeditados a los principios del buen gusto, el respeto y a la correcta educación que nos han inculcado los padres dominicos. El temario en principio aún siendo libre, sí debiéramos procurar en general, que tengan preferencia los temas relacionados con el colegio y su entorno, ya que es el vínculo y denominador común entre todos nosotros.

Como es lógico, cada colaborador es el único responsable de sus opiniones vertidas aquí en el blog; las cuales pueden ser expresadas libremente sin condicionantes ni cortapisa alguna por parte de la dirección; tan solo debemos atenernos todos, a las premisas mencionadas anteriormente del respeto y el buen gusto.

Una vez hecha esta breve presentación, se pide la colaboración y aportación de todos los antiguos alumnos pues, seguro que todos tenemos algo ameno e interesante que contar. Unas veces serán relatos agradables y divertidos, y otras no tanto; pero así es la realidad de la vida.

Al blog le dan vida una serie de antiguos alumnos que colaboran de forma fehaciente y entusiasta con Benjamín Galán que es el bloguero administrador. A este galante caballero el cargo de administrador no le fue asignado por méritos propios, más bien por defecto, de forma automática; simplemente, por ser el titular del blog. Pero podría delegar el cargo en cualquier otro colaborador que así lo deseara.

De antemano, muchas gracias a todos los participantes y colaboradores. Tanto a los antiguos alumnos y profesores que deseen intervenir, como a todos nuestros amigos lectores.

¡A colaborar y a disfrutarlo!

(21 de noviembre de 2009)

B. G. G. (BLOGUERO PRIOR)

viernes, 11 de enero de 2019

† FALLECIMIENTO DE D.FEDERICO VARA SANTAMARÍA








El amigo Inocencio Fernández solicita subir al blog una triste noticia, que es el  fallecimiento de un amigo suyo, compañero desde niños, y también amigo del Blog de los antiguos alumnos de Corias. Me incluye unas fotografías  para mostrarlas como recordatorio de este entrañable amigo suyo y también antiguo alumno cauriense. Cosa que hago con sumo gusto. D. E. P. don Federico Vara Santamaría.
                                                   --------------------------

Hola Benjamín: Ayer falleció en TELDE-GRAN CANARIA, Federico Vara Santamaría. Entramos en Corias en otoño de 1955.

Hemos de seguido caminos distintos... pero hemos mantenido contacto siempre... más ahora que desde hace tiempo un cáncer le asedió, no pudo con él... Pero sí un infarto.

Desde que dejó sus estudios en los dominicos.... dedicó su vida a la enseñanza en el IES de Telde-Canarias, hasta su jubilación.

Si te parece poner este recordatorio en Antiguos Alumnos....
Desde 1957 no había vuelto a CORIAS, hasta que en Septiembre de 2013...desde Oviedo una tarde nos acercamos a CORIAS...para recordar tiempos pasados.

Te mando unas fotos: Una de FEDERICO en 1957 en el jardín del claustro principal.

Otra con su esposa en el mismo lugar pero en 2013.

Las otras de los que en 1955 llegamos a CORIAS.

Haz lo que veas más oportuno.

Un saludo. Inocencio Fdez. Mdez.

martes, 11 de diciembre de 2018

DE QUIÉN SE TRATA III ?




Según había manifestado el P. Celestino por escrito, durante su estancia como superior en la Felguera, y ante los acontecimientos de 1931, su deseo era recibir sepultura en tierra sagrada, que a su entierro asistiera el clero con Cruz Alzada y sobre su sepulcro se pusiera una cruz.

Una vez liberado Navelgas por las tropas procedentes de Galicia y los que procedentes de Cangas llegaron a La Espina y libre el camino de Cangas a Navelgas, el P. Fernando Gutiérrez se acercó a la villa para interesarse por el convento y sus ocupantes.

Según este libro, hizo el viaje desde Tineo el 7 de setiembre de 1936 en una especie de camión que, según relata, sólo tenía el motor y unos tablones que hacían de caja. Así tirado a la larga y agarrándose donde podía llegó a Navelgas donde fue recibido por un buen número de vecinos que le acompañaron hasta el colegio.

El colegio estaba cerrado y solitario y fuimos abriendo puertas y ventanas y observando las atrocidades desperdicios y saqueos cometidos por los que quieren una España feliz arruinando y destruyéndolo todo. Los desperfectos no fueron muchos. Los rojos habían registrado todo y dejado un completo desorden. Las ropas de la sacristía, de donde robaron todo lo que tenía valor como los cálices, copones, etc.. Rompieron la puerta del sagrario y tiraron al suelo las formas”.

Así relata el P. Fernando cómo encontró el convento a su llegada a Navelgas.

Después de varios viajes, el 12 de octubre a las 8 de la tarde, se decide empezar los trabajos para desenterrar a los frailes.

En la parte baja estaban el P. Celestino y el P. Franco. Sobre el P. Celestino el teniente Llera. Sobre el P. Gregorio el sacerdote de Yerbo. Y sobre el P. Franco estaba Fr. Abilio”.

Se terminó la exhumación a las tres de la madrugada y una vez depositados los cadáveres en sus ataudes, se cantó un responso y la comitiva se puso en marcha pasando por Bárcena del Monasterio, Obona, Borres y Pola de Allande, llegando a Corias a las 5 de la madrugada.

Al toque urgente de campana acudieron todos los religiosos y los apostólicos, procediendo a continuación al entierro. Ofició la ceremonia el P. Provincial asistido por el P. Nicolás Albuerne y D. José párroco de Genestaza.

Los féretros se fueron depositando en las respectivas tumbas empezando por el P. Celestino que ocupó la lápida XXVII correspondiente al tercer arco hacia la entrada de la iglesia. Le siguieron el P. Franco, P. Gregorio y Fr. Abilio.

Se cantó un responso y hasta hace poco se podía contemplar la placa, en la fachada del claustro, recordando a estos religiosos.


Digo que, hasta hace poco porque, con motivo de las obras para la transformación en parador, la lápida fue parcialmente decapitada.

Y finalmente el 6 de junio de 2008, los restos de estos religiosos fueron trasladados a la capilla de S. Melchor en la iglesia del monasterio.

Se encontraban en cuatro urnas perfectamente identificadas y numeradas que fueron portadas por familiares de tres de los cuatro beatos.

miércoles, 24 de octubre de 2018

CORIAS Y MURILLO



Siempre que contemplo esta hermosa pintura de Murillo, me vienen a la imaginación los años de internado que vivimos en  nuestro extinguido  y querido colegio de Corias. Si el señor Murillo hubiese sido contemporáneo de la actividad del Convento de Corias como instituto laboral, no cabría duda alguna sobre el origen de la fuente de inspiración del autor pues, imágenes como la que recoge el cuadro eran muy frecuentes entre el alumnado. Salvo unas pequeñas diferencias pues, la pinta de estos dos zagales es bastante más desastrada que la nuestra , ya que nosotros descalzos no andábamos, y  el comer melón en Corias tampoco era muy frecuente, ya que, ni era fruto propio de la zona, ni estábamos  en el internado en temporada veraniega en la que se comía el melón de secano en aquellos años.  

Sin embargo, ahora con los invernaderos y la manipulación de la ingeniería genética,  se pueden comer estos jugosos frutos en cualquier época del año, pero  así saben, que en algunos casos no se diferencian de la calabaza o del pepino, cosa lógica por otra parte,  ya que los tres pertenecen a la misma familia de las cucurbitáceas. Sin embargo, el cesto de las uvas, ese sí encaja perfectamente  pues, la viña de los frailes, como le dicen en el pueblo,  a pesar de que poseía  cepas centenarias con origen en el  año 1044 cuando la Orden Benedictina tomó posesión  del Monasterio de Corias, siempre fueron  muy fructíferas y provechosas.

El retorno de mi  pensamiento a aquellos años del colegio surge por el estado de los  pantalones que visten los dos pilluelos, completamente rotos y desgastados por las rodillas como consecuencia de subirse a los árboles y de  tanto friccionarlas contra el suelo, que bien podría ser el resultado de las muchas horas que los alumnos del convento de Corias  pasaban de rodillas durante los años que allí convivían. ¡Qué pena! pues si fuera hoy, seguro que las marcas de vaqueros les llevaban los pantalones  por docenas  para que los alumnos castigados los desgastaran y "esgazaran" hasta romperlos a la altura de la rodillas, para después venderlos a la juventud pudiente que es capaz de pagar hasta 150 €, y más,  por esos guiñapos que un vez puestos les confiere trazas de haraposos, pero volvamos al tema principal.

No hace mucho estuve durante un buen rato  presenciando cómo un profesional  colocaba  listones de laminado sobre el suelo de una tienda y, como para realizar dicho trabajo debía  permanecer  de continuo de rodillas, llevaba puestas unas fornidas rodilleras que me dejaron pensativo, ya que eran tan robustas y encima estaban hechas de un  material esponjoso, capaz de amortiguar el peso del cuerpo sobre las rótulas, lo que  permite poder  permanecer varias horas en esa incómoda postura sin tener que luego resentirse para un buen rato, y me vino a la memoria el colegio pues, estos protectores de rodillas  debieran ser tan necesarios en nuestro internado  como lo eran para el solador de laminado. De ahí que no resultaría nada extraño que figuraran  como prenda predilecta, entre  los enseres a incluir en el  ajuar de todo alumno que pensase cursar estudios en  Corias.

Tan solo habría un pequeño problema, ya que serían advertidas por los impositores de castigos cuando se vistiera pantalón corto, pero con los largos estaba subsanado, ya que el planchado en nuestros pantalones no se prodigaba mucho, cosa que favorecía que los frailes ni se enterasen de la protección,  y cuando le cayera  a uno la china de tener que hincar rodilla en tierra durante horas, con  las rótulas bien mullidas aquel humillante suplicio, más propio de un reo que de un alumno,  resultaría  bastante más llevadero de lo que se pretendía con semejante castigo.

Este texto  ha sido fruto de una reflexión momentánea, propia de cuando uno no tiene nada que hacer, y de cualquier cosa saca hilo para garabatear una cuartilla, cosa que por otro lado,  no le viene nada mal al blog.

B. G. G. bloguero "Prior"

domingo, 21 de octubre de 2018

MOAL PUEBLO EJEMPLAR DE ASTURIAS 2018




Ayer sábado, 20 de octubre, el pueblo de Moal en pleno, acompañado de los vecinos de  pueblos del  entorno, de  visitantes venidos  de diversos  lugares, de las autoridades locales y por el  presidente del Principado, mostraron su mejores formas y maneras  para obsequiar y recibir con gran entusiasmo a S S. M M. los Reyes , don Felipe y doña Letizia, venidos expresamente a este rincón del suroccidente asturiano, para hacerles entrega de la real distinción que les acredita como Pueblo Ejemplar de Asturias 2018. Dicho honor es bien merecido ya que  premia el esfuerzo colectivo realizado a lo largo de muchos años por las gentes del pueblo, por el tesón demostrado  y las ganas de cuidar y mejorar su entorno y su patrimonio ambiental y cultural,  hasta llevarlo a ser merecedor de semejante distinción.

Bien conocido es el  acontecimiento deportivo que se celebra cada año en Moal,  denominado Carrera Puerta de Muniellos,  que la primavera pasada celebró ya su VII edición, y que cada año que pasa supera al anterior en asistentes y participantes, en prestaciones, en calurosa acogida a los deportistas, y en eficiente y ejemplar organización. Teniendo en cuenta que para estructurar en un pequeño pueblo como es Moal, un evento deportivo de semejante  tamaño,  es fácil imaginar la cantidad de dificultades que surgirán y que tendrán que superar a base de sacrificios para llevarlo a buen término. Pues,  el pueblo de Moal lo ha logrado y  con creces. Prueba de ello es que  las mejoras van en aumento año tras año. Esta compenetración y unión de fuerzas entre el vecindario es digna de elogio,  de reconocimiento y de  distinción, ya que, este cúmulo de circunstancias  es muy difícil hacerlas culminar en algo exitoso entre muchos; sobre todo,  en los tiempos que corren. Mi más sincera felicitación a los moalenses o moalinos.

Y debo decir que el principal motivo de esta entrada ha sido para felicitar al pueblo en su conjunto,  y también para destacar en este blog la presencia y participación en el recibimiento real  de exalumnos de Corias, vecinos de Moal y de Posada de Rengos:  En la primer foto se ve a S. M. el Rey inclinado prestando mucha atención a las explicaciones que le está dando Delfino Lago Rodríguez de casa de Baragaño de Moal, sobre el enramado de las cebollas, mientras la Reina Letizia hace lo mismo al lado, viendo cómo una señora escaxina fabas.

En la segunda foto, en la que don Felipe se espurre al máximo para hacer una buena bolada, sin desabrocharse la americana, para al menos procurar no chanflar,  vemos que el ilustre tirador apunta maña y "altura" para practicar un recio deporte rural,  como es el  bolo vaqueiro. Pues bien, entre los compañeros de partida vemos a dos jugadores  con la cara recuadrada por una línea blanca que son: el de la izquierda es Rafael Collar de Posada de Rengos, y a José Lago, hermano de Delfino,  que está al lado del real tirador. Una buena representación y participación en el recibimiento real, por parte de antiguos alumnos de Corias.  Después de este simpático gesto del monarca de arriesgarse a tirar una bolada,  se puede decir que el Rey  tiene maña y fuerza para practicar este exigente deporte rural asturiano.

Muchas felicitaciones al pueblo de Moal por el prestigioso premio y que sigan así muchos años más, a ver si a los pueblos del entorno, incluido el mío,  les da por hacer algo parecido.


B. G. G. bloguero "Prior"

domingo, 14 de octubre de 2018

DE QUIÉN SE TRATA II?




Durante su mandato en Corias, el P. Celestino, según el libro “Diez testigos de la Fé” tuvo varias actuaciones dignas de destacar: ordenó cubrir el patio, supongo que se refiere al tendejón que todos conocimos y donde muchos, en nuestra época, se pasaban el recreo castigados a sujetar los pilares de madera que lo sustentaban.
En otra ocasión, como consecuencia de aproximarse el centenario de la fundación de la orden, se acordó pintar las paredes de la iglesia que estaban muy deterioradas. Se pidió presupuesto a un albañil de Cangas, presupuesto que fue rechazado por parecerles demasiado caro.
Ya estaban resignados a desistir de tal obra, cuando el P. Celestino se ofreció a realizarla por la mitad de precio.
Se puso manos a la obra; montó un puente de madera entre las cornisas; en el cimborrio colgó un cesto del techo y con una sulfatadora, la obra resultó todo un éxito.
También se le atribuye a él la instalación de la luz eléctrica en el convento, algo que le dio buenos quebraderos de cabeza por las dimensiones del edificio.
Según parece, las innumerables muertes de jóvenes en el convento, en los últimos años, era un tema que le preocupaba al P. Celestino ya antes de regresar a Corias , pero por miedo a represalias de sus superiores no se atrevió a proponer ninguna alternativa. Fue al llegar, como superior, en 1904 cuando tomó la decisión de aumentar la ración en la cena y desinfectar bien todas las celdas donde había fallecido algún joven, ya que no se tomaba ninguna medida de higiene en las celdas de los fallecidos.
En lo que todos coinciden, sobre el P. Celestino, es su afán por ayudar al necesitado, buen carácter, aunque con ciertos matices, y estricto seguidor de las normas de la orden y la liturgia.
Habíamos dejado a la comunidad ya establecida en su nuevo convento de Navelgas, con todo el alumnado y la estrecha colaboración de toda la comarca con los religiosos, especialmente con el P. Celestino que gozaba de gran popularidad y simpatía entre el vecindario, hasta el levantamiento del 36 y la llegada de los republicanos al pueblo.
El 7 de agosto, de ese año fue citado, el P. Celestino, por el comité de Navelgas, acudiendo al cuartel en compañía de otros hermanos donde impusieron una aportación económica al convento y les dejaron marcharse.
El 12, de ese mismo mes, fue apresado junto con el P. Gregorio, y a pesar de su avanzada edad fueron obligados a trabajar, hasta altas horas de la noche, en la reconstrucción del puente de La Tejera que los mismos republicanos habían dinamitado, días atrás, para impedir el paso de los nacionales, que por Luarca se aproximaban, procedentes de Galicia, y les dejaron regresar nuevamente al convento.
El día 16 fue detenido junto con el P. Gregorio, el P. Santiago y Fr.Abilio y conducidos ante el comité que se encontraba en el cuartel de la Guardia Civil, pasando a la cárcel, en los bajos del mismo edificio.
Sobre la una de la mañana, uno de los vecinos (Ramón Antón, panadero) vio como sacaban del cuartel a varios y uno iba vestido de blanco, lo que hace suponer era el P. Celestino ya que, según cuentan, no lograron quitarle el hábito.
La camioneta partió con dirección a Tineo parándose a un kilómetro en el lugar llamado de La Tejera, muy próximo al puente que días atrás habían estado reconstruyendo.
Allí les hicieron bajar, quedando custodiados por cuatro milicianos, mientras la camioneta regresaba a Navelgas.
Sobre la una y media la camioneta hizo un segundo viaje con más detenidos, entre ellos uno vestido de negro que se supone era el cura de Yerbo.
Los milicianos los colocaron junto a un terraplén y los cachearon.
El teniente Llera intentó escapar, le tiraron con un fusil, le rompieron una pierna y lo hicieron regresar con el grupo.
Primero les hirieron en las piernas, sin conseguir que cayeran al suelo por lo que comenzaron a gritar pidiendo auxilio.
Hace poco falleció el último testigo, que desde el pueblo de Sabadell (frente a La Tejera) oyó los gritos de auxilio, pero la noche era muy oscura y no pudo ver nada hasta el día siguiente.
Seguidamente empezaron las descargas y uno de los que formó parte del pelotón, afirmó con posterioridad, que los frailes saltaban como pelotas entre los cardos y que los más acribillados eran el P. Celestino y el teniente Llera.
Según aparece en el citado texto, y comentarios del pueblo, no se conformaron con el asesinato, sino que los registraron y les quitaron todo lo que llevaban de valor. Al P. celestino el cinturón, el hábito, el rosario y unas cartas que llevaba en el bolsillo. Al P. Santiago la correa y la muleta.
No conformes con esto los arrastraron por la carretera, hasta la orilla del prado y los tiraron cuesta a bajo.
Ya era de día, cuando los milicianos decidieron llevarlos al cementerio en la camioneta, pero estaban tan ensangrentados que los transportaron sobre el portillo de la finca, para no manchar el piso del vehículo y los taparon con sacos.
Posteriormente, el alcalde la villa, ante las críticas del vecindario, ordenó a cuatro vecinos hacer una fosa, dentro del cementerio, y enterrarlos.

CONTINUARÁ.



domingo, 30 de septiembre de 2018

Encuentro en Corias, 29 de septiembre de 2018



Un año más los exalumnos, sus acompañantes y amigos se reúnen ante la fachada del monasterio bajo la luz radiante de la mañana de sábado. La alegría del encuentro es siempre la misma y en pocos minutos nos informamos unos a otros de lo que ha sido nuestra vida y andanzas a lo largo del año, pues ése es el plazo que muchos llevamos sin vernos. Una cierta tristeza tiñe todas las conversaciones: Mamen no vendrá nunca más. No volveremos a ver a Mamen.

El P. Basilio tampoco ha podido asistir y su sustituto, el P. Patxi, agiliza la ceremonia hasta los límites de la urgencia. Suprime la clásica homilía en que se suelen rememorar viejas historias y anécdotas de la vida del colegio. Tampoco hay recuerdo para los ausentes.

Pasamos al claustro para tomar los aperitivos, tan buenos como siempre; entablamos conversación todos con todos, y algunos nos interesamos por la salud, que parece algo maltrecha, de la araucaria. La visitamos de cerca y oímos el rumor de la fuente que le sirve de compañía; le deseamos lo mejor con una caricia y, de regreso al claustro, pedimos información acerca de su estado a un experto, nuestro insigne Prior, que nos tranquiliza y asegura que ha tenido tiempos peores y que, como cualquier antiguo alumno, habiendo sobrevivido a aquel frío, lo aguantará todo.

El pote estaba bueno, bueno, y otro experto en la materia, Alfredo, afirma que mejora cada año. Los más valientes, es decir, la mayoría, se atrevió con el segundo plato  y todos con el riquísimo postre de brownie y helado de mandarina.

Al comienzo de la sobremesa e interrumpiendo el discurso del presidente de la asociación de antiguos alumnos, J. M. Cuervo, algunos abandonamos el comedor. Queremos visitar el tanatorio y saludar a la familia de Mamen antes de asistir al funeral que suponemos multitudinario como en efecto fue.

Todo este año ha sido más rápido, más breve, todo ha tenido un halo como de provisionalidad… pero también ha sido tan fraternal y cálido como siempre y todos deseamos que llegue pronto el próximo y en él no falte nadie. ¡Nadie!

Escribí hace muchos años este pequeño poema que titulé “Fonética”. Hoy le cambio el nombre para dedicárselo a Mamen:

                                          “ELEGÍA”

                             Tamames, Ciudad Rodrigo,
                             Sequeros y Mogarraz…
                             ¡Cuánto nombre masculino,
                             cuánta vetusta nobleza
                             y cuánta severidad!
                             
       
                             Cangas, Corias,
                             Vega, Moal,
                             Ventanueva,
                             La Pescal…
                             ¡Me sabéis en los oídos
                             con el sabor agridulce
                             de los amores perdidos!
  
                                                                                                                      MGM

ENCUENTRO ANUAL GENERAL, CORIAS 2018






El Encuentro Anual de Corias de este año ha sido un poco más flojo que en años anteriores  en cuanto al número de asistentes se refiere, ya que, tan solo nos hemos presentado del orden de sesenta entre profesores, exalumnos y familiares. Se notó la falta de muchos compañeros, que hasta la fecha eran  incondicionales de este encuentro y sin embargo, en esta ocasión no han acudido. Esperemos que su ausencia no se debiera a problemas familiares  o de salud.

 Según programa previsto la misa fue a la una de la tarde y la celebró el padre Patxi por ausencia del padre Basilio que no pudo venir por motivos ajenos a su voluntad. El padre Patxi suele ser breve oficiando misa y, a falta de homilía, apenas transcurridos treinta minutos ya estábamos libres y con el deber cumplido. Después de un rato de charleta en varios grupillos dentro de  la iglesia, pasamos al claustro del jardín de la araucaria para “tomar el blanco”. Los aperitivos fueron abundantes y muy del gusto de los asistentes, lo mismo que en años anteriores, hasta el punto que no era raro oír comentar  en los diferentes corrillos formados,  la siguiente frase: ¡cómo sigamos pinchando así, luego no podremos con el menú!, y qué gran verdad es. A mi parecer, este rato en el claustro charlando, bebiendo y degustando los variados aperitivos,  representa la parte más agradable de toda la velada y pienso que deberíamos potenciarla, ya que es en la que más participamos y confraternizamos, todos en general.

La comida se sirvió en el comedor Río Narcea, antiguo segundo refectorio de los alumnos,  en mesas redondas de diez comensales cada una. Llenamos seis mesas, lo que arroja un cómputo total de unos sesenta comensales. Finalizada la comida, algunos nos tuvimos que ausentar antes de concluir el acto, a falta de la sobremesa,  para poder asistir al funeral de cuerpo presente que se celebraba  a las seis de la tarde en la Basílica de Cangas, por nuestra amiga Mamen, madre de dominico, y que solía asistir junto con su marido a esta celebración,   por este triste motivo una de las sugerencias previstas, que se ha quedado en el tintero,  fue el  proponer a la dirección una variación en el menú para lo sucesivo, consistente en retirar la carne pues, a nuestra edad, la ingesta de: aperitivos, pote, compango y carne resulta demasiada comida.

Para los años venideros, si esto sigue en pie, no estaría nada mal el ir pensando en modificar algo la comida, reforzando los aperitivos y mermando el menú. Por los comentarios de muchos de los comensales, parecía obvio que, después de atiborrarse de pinchos en el claustro, para comer bastaría  con el pote, el compango y el postre. Sería más que de sobra, y nos resultaría mucho más sano y saludable; al menos  para el cuerpo pues, para el bolsillo no creo, ya que,  la dirección del parador dudo que se quiera apear de los 35 € ya establecidos por costumbre.

 Pensadlo y si estamos de acuerdo, para la próxima vez, que tendremos todos un año más al lomo,  haremos que la dirección de ADEACO  tenga en cuenta esta propuesta a la hora de contratar el evento. ¡SALUD PARA TODOS!

B. G. G. bloguero “Prior”