PRESENTACIÓN

Anualmente cuando nos reunimos los antiguos alumnos de Corias, bien sea en grupos minoritarios por promociones en diferentes lugares del Principado y alrededores, o de forma general en el encuentro de Corias a finales de cada mes de septiembre, siempre solíamos comentar al sentir la alegría de juntarnos de nuevo que, era una pena el que hubieran pasado tantos años sin comunicarnos y sin saber unos de otros.

Afortunadamente, en estos tiempos eso está subsanado gracias a los medios informáticos disponibles que tenemos a nuestro alcance. Aprovechando la oportunidad que nos brinda BLOGGER para poder crear un espacio cibernético común, en la nube, donde se pueda participar y expresar los recuerdos que cada uno de nosotros guardamos celosamente de aquellos años, es cuando surge el Blog de los antiguos alumnos de Corias.

Esta elemental presentación lo único que pretende y persigue es reavivar la amistad y la armonía que hemos trabado entre todos nosotros durante los años de convivencia en el Instituto Laboral San Juan Bautista de Corias y, que a pesar del tiempo transcurrido, aún perviven frescas en nuestro recuerdo.

Otro de los objetivos del blog es recordar y compartir las peripecias vividas por aquellos jóvenes que coincidimos bajo las mismas enseñanzas, disciplinas, aulas, comedores, dormitorios, juegos, etc., durante varios años en el convento de Corias y que aún las tenemos muy presentes.

La mejor forma que tenemos para rememorarlo es ir contando en este blog todos los pasajes que cada uno de nosotros recuerde, expresados con la forma y estilo propios de cada uno pero, siempre supeditados a los principios del buen gusto, el respeto y a la correcta educación que nos han inculcado los padres dominicos. El temario en principio aún siendo libre, sí debiéramos procurar en general, que tengan preferencia los temas relacionados con el colegio y su entorno, ya que es el vínculo y denominador común entre todos nosotros.

Como es lógico, cada colaborador es el único responsable de sus opiniones vertidas aquí en el blog; las cuales pueden ser expresadas libremente sin condicionantes ni cortapisa alguna por parte de la dirección; tan solo debemos atenernos todos, a las premisas mencionadas anteriormente del respeto y el buen gusto.

Una vez hecha esta breve presentación, se pide la colaboración y aportación de todos los antiguos alumnos pues, seguro que todos tenemos algo ameno e interesante que contar. Unas veces serán relatos agradables y divertidos, y otras no tanto; pero así es la realidad de la vida.

Al blog le dan vida una serie de antiguos alumnos que colaboran de forma fehaciente y entusiasta con Benjamín Galán que es el bloguero administrador. A este galante caballero el cargo de administrador no le fue asignado por méritos propios, más bien por defecto, de forma automática; simplemente, por ser el titular del blog. Pero podría delegar el cargo en cualquier otro colaborador que así lo deseara.

De antemano, muchas gracias a todos los participantes y colaboradores. Tanto a los antiguos alumnos y profesores que deseen intervenir, como a todos nuestros amigos lectores.

¡A colaborar y a disfrutarlo!

(21 de noviembre de 2009)

B. G. G. (BLOGUERO PRIOR)

viernes, 29 de junio de 2012

Fwd: libro "Jubilacion año I" angel mateos



TENGO QUE DECIR YA  A LA EDITORIAL  EL NÚMERO DE EJEMPLARES
A IMPRIMIR. SI DESEAS  TENER UN EJEMPLAR A COSTE DE EDICCIÓN (7,95euros), ¡¡¡ENVIAME!!!!   UN CORREO O    ¡¡¡¡LLAMAME!!!POR TELEFONO

Un saludo, Angel Mateos
EMAIL:  miangelma@gmail.com
TEFNO:  626 524 749
 Si quies mas detalles del libru, entra en mi web
WEB: http://angelmm.1minutesite.es
 (busqueda en GOOGLE:  angelmm.1)
 ANGEL MATEOS MARTIN, PROFESOR DE MATEMATICAS, (prejubilado) 
"Jubilación año I"
Trata de relatos y monólogos escritos en clave de humor

El libru está indicado para los amigos que apareceis en los relatos, para vuestros padres, madres, hermanos hijos o, amigos,... bien para regalar o animar a que lo compren. Aconsejo  reservar más de un ejemplar, por si acaso.
También para todo aquel que quiera sonreir un rato
RESERVANDO ---7,95---euros
entrega en mano en setiembre o por correo sin costes de envio

RESERVANDO ---7,95---euros
 
¿Tas xubilau?  ¡¡ Vaya  suerte  !!  ¿Abúrreste?    ¡¡ Queva oh !! 
 ¿Nun saber que facer?   ¡¡ Fai lo que yo!!.     Yo, esti primer añu de jubilau, pa  "pasar" el tiempu, fize esti llibru y faciéndolu, paselo de p.m. y paeciome poco el tiempu que eche, pa lo mucho que disfruté.
¡¡¡ENVIAME!!!!   UN CORREO O    ¡¡¡¡LLAMA!!!POR TELEFONO  ¡¡¡YA!!!EMAIL:  miangelma@gmail.com
TEFNO:  626 524 749
 "como te despistes, cuando lu quieras, va tar agotau". Ya veras



HUBO MÁS DEVOLUCIONES QUE LA DE FRAY RIPA


A propósito del flamante traje que Fray  Ripa quiso devolver a su sastre, una vez confeccionado, voy a contar una anécdota que ocurrió en mi casa siendo yo niño, unos años antes de ir a Corias. Como saben todos mis compañeros de colegio, mi padre fue sastre y junto con  mi madre, ambos, se  dedicaron durante toda  su vida laboral a la confección de ropas de caballero para una gran mayoría de los hombres que vivían en el valle de Rengos y aledaños. Incluidos ciertos encargos que les hacían  de vez en cuando, para algunos  emigrados a  Argentina y Venezuela que tenían el capricho de llevarse de aquí  los trajes hechos por su sastre habitual que se los dejaba ajustados a su gusto.

En los años cuarenta-cincuenta, como aún era palpable la miseria y escasez de dinero reinante en aquellos pueblos y en otros muchos, ocasionada por los efectos devastadores de la guerra incivil, cuando una prenda se iba ajando por el excesivo y continuado uso, también iba perdiendo casi por completo  el color, lo que le hacía parecer mucho más vieja de lo que era en sí y  si el tejido aguantaba y no se rompía, había la opción de darle la vuelta al género. Ésta, era una labor que a los sastres no les gustaba nada, es más: la odiaban. Pero no había más remedio que hacerlo; sobre todo, si el que lo requería era un parroquiano habitual de la casa.

En una ocasión le llegó al sastre Roscón, mi progenitor,  un cliente de los pueblos altos de montaña, con una  prenda bastante usada y deteriorada que quería darle la vuelta y reacomodarla para un hijo suyo que era bastante menos corpulento que él. La prenda en cuestión, concretamente, era una chaqueta de paño de color oscuro y debido a la suciedad que tenía encima, daba la impresión que estaba encerada o impermeabilizada por el cuello y las bocamangas como si fuera  un hule de cocina. La dichosa vestimenta, aparte del brillo lustroso adquirido por el sobeteo diario, aquello apestaba por el  mal  olor que daba desde lejos,  era insoportable el tufo a sudor y a “grasún” (sebo) que desprendía.

El sastre, dicha sea la verdad, nunca  tuvo buenas olederas y seguro que  notó algo de aroma al tocar aquel maloliente disfraz, pero no tuvo el desparpajo que era necesario tener para decirle al guarro del cliente que aquello no eran formas de presentar una prenda en la que debían manipular otras personas. Aunque yo supongo que, dado el carácter de conformidad que tenía mi padre para todo lo relacionado con el trabajo, aunque hubiese notado la pestilencia, no se atrevió a decirle nada y no le quedó más remedio que aceptar el encargo. Por eso, nada más irse el cliente,  dejó sobre una silla en un rincón de forma discreta aquel “pudricu” oloroso antes de que lo detectara su compañera de faena que, por cierto, contaba con un olfato finísimo, como suele ocurrir en  la mayoría de la hembras.

Por casualidad, en los momentos de la recepción del encargo, mi madre no se encontraba en el taller pues ella tenía que alternar  la costura con las labores de la casa. Tal que el dueño de la chaqueta, una vez hecho el "mandao", se fue tan pancho y nada más que entró mi madre en el recinto donde cosían preguntó: ¿Quién ha estado aquí que huele esto  tan mal? Mi padre por lo bajini, temiendo la tormenta, contestó: fulano. La compañera  enfurecida comenzó a resoplar como una fiera, pues el tema de la limpieza lo llevaba hasta  extremos increíbles y pensando que la presencia del pestazo sería solo pasajera, como primera medida abrió  las ventanas de par en par para que saliera aquella peste y ventilara la casa. Tal que, después de un buen rato, ya casi aterido de frío el sastre,  mi madre por pena, cerró las ventanas, pero el aroma no solo no se había ido, sino que, olía aún más fuerte y concentrado si cabe. Mi padre temiendo la que se le podía avecinar, estaba callado como un muerto y no decía nada del encargo que acababa de admitir. Al insistir mi madre de nuevo, en qué demonios había allí  dentro que desprendía aquel olor tan  nauseabundo, mi padre no tuvo más remedio que descubrir el encargo que acababa de aceptar ¡Ay Dios, la que se armó! La señora Emilia que, afortunadamente, los tenía muy bien puestos, se fue a la cocina, cogió el gancho de la lumbre  y a modo de pinza, como el gancho era bastante largo,  levantó “el pudricu” aquel por el cuello y sin más contemplaciones lo bajó para la cuadra del cerdo. Lo colgó de un palo que sobresalía de la pared a modo de perchero y allí lo dejó para acto seguido avisar al dueño que viniese a recogerlo.

En una de éstas llego yo a la cuadra del cerdo pues, este compartimento de la casa tenía doble función: albergar al "rancho" como cometido principal y también hacer de evacuatorio para el resto de los habitantes que compartían techo. Recuerdo que entré al sitio con cierta prisa y urgencia, pero el animal como estaba acostumbrado a vernos de continuo, ni se inmutaba;  pero cual fue mi sorpresa, cuando veo al cerdo a carreras como loco de punta a punta de la cuadra, con una prenda grande que le tapaba la cabeza y la parte delantera del cuerpo, como si hubiese intentado vestírsela. Me dio tal risa que se me cortó la urgencia que llevaba por completo. Después de troncharme de risa y a la vez buscarle explicación a lo que estaba pasando allí, rápido llegué a la conclusión de que el cerdo había mordisqueado la parte más baja de la chaqueta que colgaba de la pared y al tirar de ella se le cayó sobre la cabeza tapándosela por completo. Por eso el animal no paraba de correr para acá y para allá como loco, intentando poder liberarse de aquel oloroso y pesado velo que no le permitía ver.

Yo, en vez de quitársela y de recoger la chaqueta como hubiera sido lo normal, avisé a mi madre que bajara de la casa corriendo y los dos festejamos de lo lindo el gracioso espectáculo. Una vez que el “rancho” se vio libre de aquel molesto burka, mi madre lo pinchó  de nuevo con un palo largo y lo volvió a colgar en la pared, pero esta vez un poco más alto para que no se repitiera la escena. El apestoso andrajo aquel,  presentaba unas dentelladas por toda su superficie, que bien parecían flecos hechos a propósito con la tijera. Acto seguido, mi madre  le comunicó al maestro cosedor, que ya podía avisar al dueño de aquella inmundicia para que viniera a recogerla cuanto antes si  no quería que volviera a ser la distracción y regocijo del gocho. El pobre sastre, no sabemos como se las ingenió para justificarle al dueño de la prenda las dentelladas que tenía el modelo, pero sí sé que lo vinieron a recoger  sin consecuencia alguna para el recepcionista. Al  pusilánime de mi padre  le sirvió de lección para que  nunca más volviera  a admitir una prenda para arreglar que no estuviera aseada adecuadamente, como Dios manda.


B. G. G. bloguero “Prior”

jueves, 28 de junio de 2012

ENTRE SAN JUAN Y SAN PEDRO.


Enlazadas a sus versos, Martínez, recordó las fechas, y, el aquí llamado, Jesusín citó la noche “maxica” encendiendo la hoguera. Porque ¿quién de entre nosotros no recuerda esos días, impregnados de intensos aromas, a través de las distintas juventudes con las que nos ha regalado la vida?

Antes, poco antes, en Corias nos daban notas y vacaciones, y mientras todo Cangas estallaba de verdes, y de flores, esperando la siega de la hierba, sonaba aquello de “la noche de San Pedro te puse el ramo, la de San Juan no pude que estuve malo”

Ignoro si por los valles y cumbres de Cangas aún se escucha esta canción o se sigue practicando lo anunciado por ella:

 Una noche de duro trabajo para las “trastadas”, inocentes y sigilosas, sin hacer daño a nadie, con la única recompensa de degustar subidos en el árbol, para entretener la espera, las mejores “zreizas” del pueblo bañadas por el rocío de la madrugada, y regocijarnos, escondidos, con las atónitas caras, y las imprecaciones de los afectados por la trastada, al ver el carro del país colgando de un “noceo” o el velador de la casa depositado, cuidadosamente, en el centro de la plaza.

 Otra noche para el amor, para colocar el ramo en ventana, balcón o corredor de la amada, bueno, en ocasiones solo deseada. Cuando resultaba difícil para el galán de turno trepar por la pared y alcanzar el objetivo deseado, este, recurría a hombros amigos. En ocasiones en lugar de aparecer la Dulcinea a recoger el ramo era la madre enarbolando una escoba quién aparecía, entonces, las súplicas del cortejador, víctima de los escobazos, no hacían ceder los hombros amigos que desternillándose de risa le sujetaban desde abajo.

Lejos quedan ya aquellas fechas, más lejos, quizá, para quienes abandonamos Asturias en época temprana. Alguno, después, encontró consolación en la explosión de libertad de otras fiestas populares, con gran participación ciudadana, celebradas en cada rincón durante el último cuarto del siglo anterior a este. Fiestas, aquí en Madrid, cercenadas por el tridente Aguirre-Gallardón-Botella; salvo contadas excepciones, como el Orgullo Gay de estos días, que la alianza de los anteriores con Rouco Varela aún no la ha conseguido guillotinar.

Será la edad, pero pena da contemplar a una parte de la juventud actual desnortada, convertida en objeto de consumo al tiempo que se le niega el futuro, y cuyo rastro más visible, además de vomitonas y meadas en las calles, son las toneladas de basura dejadas con incuria (gracias Ciáurriz por la palabra regalada hace cincuenta años) tras el botellón. Pecados veniales de juventud; solo una ínfima minoría, preñada de irracional rabia, se dedica a tronchar o arrancar los arbolinos recién plantados en los alcorques de las aceras, además de otros desmanes profundamente antisociales.

Posiblemente la culpa no sea suya, sino del tipo de sociedad que les estamos dejando.

Pero ¿qué derroteros tomo abandonando lo lúdico y metiéndome en once varas? Solo pretendía referirme a estas fechas mágicas que, a pesar de todos los pesares, siempre harán bullir las sangres y enardecer los deseos. Más aún este año que, de nuevo, viene ganando La Roja.

Recuerdo un comentario que circulaba por Madrid en plena época franquista con motivo de la primera visita de un equipo de la URSS, “tantos años esperando que volvieran los rusos, vienen y…se ponen a jugar al fútbol”. Pero eso es ya otra historia.

ulpiano rodríguez  calvo

Y FRAY RIPA COMPRÓ UN TRAJE


Algunos de los lectores de este blog quizá no conocieron a Fray Ripa. Así lo calculo teniendo en cuenta que el suceso que hoy narro tuvo lugar a finales del curso 69-70. Ignoro cuándo llegó a Corias. Puede que no mucho antes. Yo le conocía de mi época de estudiante en Salamanca donde no pasó desapercibido debido a su singular interpretación de la cautela al volante. El caso es que el convento de San Esteban de Salamanca adquirió una furgoneta VW para atender a las necesidades de coordinación entre el Convento y el Santuario de la Virgen de peña de Francia, también en la provincia de Salamanca pero a 100 km exactos de la capital.
No había apenas frailes que tuvieran carnet de conducir y fue necesario que tal cometido se encomendase a un lego. Y le tocó a Fray Ripa. En aquellos tiempos un hábito inspiraba un respeto reverencial que llegaba a extremos insospechados. Tal debió de ocurrir con los examinadores de tráfico que le dieron el carnet a Fray Ripa. Lo digo porque cuando empezó a salir a carreteras generales extremaba tanto su “prudencia” al volante que cuando avistaba otro vehículo/coche/carro de mulas/camión a 300 metros  y que venía en sentido contrario, recitaba nerviosamente: “¡A Dios!, ¡A Dios! Un coche, un coche, un coche,…”. Y se detenía bien pegadito a la derecha esperando que el otro cruzara. Luego reanudaba la marcha. “Un carro, un carro, un carro”. Avisaba Fray Ripa. Parada y a esperar. Como había poca circulación en los años 50, solamente se veía obligado a parar 135 veces en los 100 kilómetros que separan Salamanca de la Peña de Francia. Pero él llegaba.
Por lo demás, él era un hombre sencillo, bendito, buenísima persona y en nada conflictivo. Un buen hombre y un buen fraile. Parecía extraído de uno de esos códices medievales ilustrados a mano con figuras de humildes frailecillos arrodillados ante alguna aparición. Durante su estancia en Corias fue cuando el mundo eclesiástico se convulsionó de abajo a arriba. En todo. Hasta en las costumbres más vulgares. Empezamos a salir a la calle vestidos de paisano, por ejemplo. Fue entonces cuando Fray Ripa, arrastrado por el oleaje secularizador que llevó todo por delante, creyó que él necesitaba un traje para su vida extra conventual. A tal efecto, se buscó un sastre. Creo recordar que se llamaba Domingo y que tenía su taller a la entrada de la Calle Mayor. Escogió un género normal y discreto, algo tirando a marrón, difícil de combinar con camisas y corbatas. Pero Fray Ripa, un ex campesino de la ribera de Navarra estaba al margen de este tipo de exquisiteces. Una vez medido, quedó a la espera de la primera prueba y luego de la entrega de la prenda terminada. Fue en esa espera cuando algo eclosionó en la mente de Fray Ripa. Nunca nadie supo qué extraño conflicto interno le llevó a desistir de aquel traje. ¿El hecho del traje?, ¿aquel traje?, ¿el color? El caso es que con la prenda ya acabada le dijo a Domingo que él lo había pensado mejor y que no quería el traje. Domingo –por aquello del respeto reverencial al que antes me refería- se vio ante una situación muy molesta. Le rogó a Fray Ripa que, por Dios, buscara una solución, ya que el traje estaba hecho a su medida. El Fray se hizo cargo del problema y no vio otra solución que tratar de empaquetárselo a alguien. ¿A quién? Arduo problema. Ninguno de los frailes estaba por la labor. Y él pensó que entre tantos alumnos… quizás… alguno… Así que él personalmente, que tenía algo de carpintero, confeccionó un marco de madera muy decente y dentro del cual encajó el siguiente anuncio: “Se vende traje sin estrenar, buen género, lo vendo barato. Es una ocasión. Lo pueden ver en la sastrería de Domingo. Fray Ripa.”
Y colgó el cuadro en el trozo de claustro que hay entre el comedor y la entrada para la sacristía. Un día, dos, una semana, tres semanas… Se acercaba la diáspora de alumnos de fin de curso y no había señales de comprador alguno.
Hasta que… la noche justamente anterior a la gran escapada de chavales, alguien desde la celda de otro fraile, llamó a las doce de la noche a Fray Ripa a su habitación y dijo:  “¿Fray Ripa? Mire, Fray soy un alumno de 7º. Me llamo Mateos. Me gustó su traje y me sirve. Me lo llevé. El dinero se lo di a Fray Javier. Pidáselo.”
Muchos conocisteis a Fray Javier. Sí, hombre, el de la portería. El que cayó en cama aquejado de un cruel herpes zoster que le tenía crucificado y que él lamentaba a grandes voces: “Ay, Ay. Este maldito espermatozoide que tengo en las espalda”
Ocurre que entre Fray Ripa y Fray Javier había una relación bastante tirante. Ignoro por qué. Seguramente no era culpa del bendito de Fray Ripa.
Al día siguiente, al romper el alba (como decía la canción de Tom Jones, Delilah) el fraile encargado en ir puerta a puerta despertando a los demás a las seis y media de la mañana y que no era otro que Fray Ripa, llamó con cierta energía y algo de impaciencia a la puerta de Fray Javier. Éste, un tanto sobresaltado por la brusquedad del aviso, abrió la puerta y vio a Fray Ripa que mano extendida, la palma hacia arriba y con gesto exigente, le requirió: “Venga, el dinero”. “¿Pero qué dinero?, ¿de qué me hablas?” contestó Javier, sorprendido. Ripa, se puso más tenso y exigió: “Venga, no disimules. El dinero que te dio Mateos”. Javier no daba crédito. “Pero, ¿qué dinero ni qué Mateos?”. Ripa se indignó ante tal postura y levantando la voz dijo: “No seas cínico. Ese dinero que te dio Mateos es para mí. Tú lo sabes”. Fray Javier no sabía nada. Así, poco a poco, fueron levantando la voz al extremo que los frailes de las celdas vecinas salieron alarmados a sofocar el incendio verbal que oían. Trabajo costó imponer la paz y convencer a Fray Ripa de que lo dejara de momento hasta hablar con el Prior, o sea, con Basilio. Otro que tal baila. Seguro que sus reconocidos reflejos enseguida le percataron de que era una broma lo sucedido. Lo malo, es que luego anda por ahí diciendo que la broma se gestó desde el teléfono de mi celda. Admito que fue desde mi teléfono, pero no fui yo quien engañó a Fray Ripa.
Es una obsesión esta de Basilio. Cada hecho delictivo que se producía en un convento, él corría la especie de que el autor era Morán. Fue lo que ocurrió con Fray Lucio. Fray Lucio era una especie de Fray Pepín pero en versión zamorana. Estábamos de estudiantes en Caldas de Besaya (Santander) en un convento viejo con un claustro parecido al de Corias pero con todos los arcos acristalados hasta el suelo. Fray Lucio decidió aprender a andar en bici dando vueltas al claustro. Fuera llovía 362 días al año. El caso es que el citado Lucio fue progresando y cogiendo confianza a tal extremo que se embalaba y un día derrapó en una curva y se fue contra el acristalamiento de uno de los arcos y se hizo muy serios cortes en manos y antebrazos. Esa es la historia real. Pero Basilio, con la manía de atribuirme a mi todo, anda por ahí contándole a todo el mundo que la realidad fue que Morán estaba agazapado en una esquina y cuando vio que llegaba Lucio a tomar la curva, empujó un tiesto hacia el centro y Fray Lucio, sorprendido, se estrelló. Le tengo advertido a Basilio que mi paciencia no es infinita y que cualquier día interpongo una querella por difamación en el Juzgado. Hombre, ya está bien.
Y que sepas Basilio que no fui yo quien colgó la bici de Fray Javier del campanario de Corias, ni quien le robó a Fray Javier un jamón, que tenía en depósito, propiedad de su amiga, la devota Dorotea. Ni fui yo quien le robó al Padre José una caja de Farias, que se llevó un disgusto que a poco más acaba con él.

Pepe Morán Fernández. Dominico ex.

LOS SANTOS DE MAIMONA, cuna de artistas/22




                                            Texto y fotos: jrFRANCOS

     Cuando escuchamos la palabra banda inmediatamente la relacionamos con un grupo de personas asociadas o que actúan juntas, y lo pueden hacer para delinquir, para..., o para alegrarnos la vida, porque ¿qué sería la vida sin música? 
     En Los Santos de Maimona existió en tiempos una modesta banda de música, de la cual hay incluso una fotografía en blanco y negro, que recuerdo haber visto en alguna parte, datada incluso. (Cuando la localice, hablo algo de ella en un comentario a esta misma entrada). Hoy nos vamos a centrar en la actual.

            FICHA

 NOMBRE: Banda de la Escuela Municipal de Música 
AÑO DE REFUNDACIÓN: 1995, siendo su primer director Enrique Rosalem
NÚMERO DE COMPONENTES: entre 45 y 50, siendo el 40% hembras y el 60% varones. La edad media está en torno a los 25 años. La mayoría son de la localidad, pero hay como una decena de personas de poblaciones colindantes.
INSTRUMENTOS: flautas traveseras, clarinetes, oboes, saxofones, trompetas, trombones,  tubas, trompas, batería y percusión, timbales sinfónicos y láminas o xilófonos y lira.
REPERTORIO: unas 300 piezas musicales, desde bandas sonoras de películas, pasodobles, zarzuelas, marchas de procesión... por todas las cuales hay que pagar derechos de autor a la SGAE, como es natural,  al estar registradas. (El director actual me señala toda una estantería  de varios anaqueles, repleta de carpetas con  partituras). 
PROFESIÓN DE LOS COMPONENTES: La mayoría estudiantes, también gente mayor con estudios como maestros y profesores, médicos, etc., y algún profesional de oficio, como por ejemplo José Manuel "El Vera", carpintero y escultor. 
ENSAYOS: Dos días a la semana
ACTUACIONES: Vienen haciendo entre 20 y 30 conciertos al cabo del año, la mayoría en la localidad y poblaciones de la comarca, pero también han actuado en Mérida y en Badajoz capital, en Punta Umbría (Huelva), Calleya (Barcelona), etc.
ACTUACIONES ESPECIALES: Entre estas destacan los conciertos histórico-culturales que, con la colaboración del periodista y jefe de programas de la SER en Mérida Lucio Poves, han hecho interpretando  bandas  sonoras de películas, pasodobles y coplas, en la cual aquel hacía una introducción contando aspectos de la pieza musical, autor, etc. y a continuación ellos la interpretaban.
      
        FICHA (del director)

NOMBRE: José Mª.  Arrabal Hipólito
FECHA DE NACIMIENTO: 5-3-47 en Almendralejo, donde reside.
FORMACIÓN ARTÍSTICA: Estudió en el Conservatorio Superior de Música de Badajoz, decantándose por el trombón de vara.
CURRÍCULUM: Lleva 17 años como profesor de música en el Colegio San José de Villafranca de los Barros. Entre 1990-95 dirigió la Coral Santa Cecilia de la misma localidad. Fue refundador y director de la Banda de la Escuela de Música de Burguillos del Cerro (BA). Ha compuesto 8 marchas de procesión y 3 pasodobles , entre ellos uno dedicado al torero Miguel Ángel Perera (Puebla del Prior, BA), que sonó mucho en televisión con motivo de la grave cornada que éste sufrió en las Ventas (octubre de 2008, donde cortó 3 orejas a cinco de los seis toros que se proponía lidiar como espada único) . Además de director de la Banda que nos ocupa, es profesor de la Escuela Municipal de Música en las modalidades de viento, metal y percusión.

     Se lamenta, casi con humor, que no ha recibido ni un euro por derechos de autor de sus composiciones. "¿Y por qué no las reclamas?", inquiero. "Porque...". Yo lo resumo: los artistas, en general, están más preocupados de su arte que del dinero, aspecto prosaico que suelen delegar en terceras personas, cosa que él no ha hecho. Por otra parte, como parece ser una persona que cuenta con los ingresos suficientes para vivir fruto de su trabajo, creo que se siente en cierto modo pagado con que interpreten y divulguen sus partituras..., de momento. (Esto, lo aclaro,  es una suposición mía).
     Ahora, lo que le preocupa, es si estará para la fecha el nuevo uniforme de la Banda, muy de gala: traje negro, camisa blanca y corbata verde (verdiblanca, la bandera extremeña), que sustituirá al otro más normal, ya un poco visto y ajado, que suelen tener las bandas, y la grabación de un disco a medio-largo plazo. También le preocupa -porque tiene muchas bajas, con esto de los exámenes a los que se enfrentan por estas fechas lo estudiantes- el concierto que va a dar en la Plaza de España, popularmente conocida como la Plaza de las Barandas, el sábado 16 de junio con motivo de la Tapa Solidaria, donde por módicos precios te dan bebida y una tapa con productos de la tierra donados por establecimientos y firmas comerciales, a beneficio de Cáritas Parroquial. 
     Menos mal que entre las preocupaciones propias de su trabajo, como las tiene todo el mundo en el suyo,  están enormes satisfacciones como el ser cantera de músicos que  están ya por ahí impartiendo su magisterio en colegios e instituciones o continuando carrera,  como el concertista de guitarra Francisco Javier Vázquez Pachón,  los animadores de Agacharanga... o su propio hijo, Javier Arrabal (tuba),  galardonado con el Premio Fin de Curso en la Escuela Reina Sofía de Madrid, de cuyas manos recibió la distinción el pasado 12-6-12.   

martes, 26 de junio de 2012

¿¿ DE QUIÉN ES LA CULPA ??

Este documental se podría aplicar a más de uno.  ¿ Se tratará de clásica demagogia barata, o encierra lo suyo en lo que se ha dado por llamar "letra pequeña del contrato" ?


Aunque me considero "un inocente observador", me aturden las noticias y me hace reflexionar ¿Dónde y cuándo tiramos la toalla ?

Un saludo

lunes, 25 de junio de 2012

PASATIEMPOS – 4


Razonamiento

    En una isla habitan dos tribus: los miembros de una de ellas siempre dicen la verdad y los de la otra mienten siempre. Aparte de este rasgo, no se distinguen en nada más. Al preguntar por su procedencia a un par de nativos, uno de ellos responde: “Como mínimo, uno de nosotros miente siempre.”

  ¿A qué tribu pertenece el que responde y porqué?

SOLUCIÓN al CONCURSO de los HUEVOS

El viernes (22-6-12)  enviaba a Galán el siguiente sms:

"Llvo días sin conctarm y ahora voy camino d Albufeira (P) con la "troup" d las piraguas. El marts daré la solución al concurso d los  huevos -q tuvist en el punto d mira en el prambulo d tu comentario, pro errast al rspondr a la 1 a la 2-. Disculpam ant los sguidors dl Blog por la tardanza, si lo crs convnient. (Traer rportaj dl stilo d aqul `VAGABUNDOS o el PIB de Bután´).-Slds
NOTA.-Dbrias intntarlo d nuevo cn lo d los huevos".

Y al día siguient, st otro:

"Pueds publicar  en el Blog mi sms de ayr, si t parc".

                                            ---------------------------------------------------

   No sé si lo ha hecho a no, pues, una vez regresado, me voy a la Biblioteca -ya que estoy viviendo en el campo o finca, como decís por ahí, donde no tengo línea- y me conecto, no sin  sudar tinta gorda pues al meter la clave en ordenador personal, puse una con mayúscula sin querer y no había forma, hasta que la bibliotecaria me sacó del error.

Muy brevemente, la solución:

1.Respecto a los defectos o virtudes de algunas fotos, según y según se mirase, eran los REFLEJOS.

2. En cuanto al truco, era tan evidente -del estilo de "de qué color es el caballo blanco del apóstol  Santiago"- que sólo uno lo mencionó, pero en los preámbulos. Se trataba del PALILLO que sujetaba al huevo para que no rodase.

Padre Prior, lo dicho: lo tuvo usted en el punto de mira en los preámbulos, pues mencionó esas dos cuestiones, pero al responder a la 1 y a la 2, con precisión, erró.

                                                ----------------------------------------

NOTA. El concurso era era un tanto etéreo, lo reconozco.

Adiós/hasta luego.-Me dicen que es la hora del cierre. Ni siquiera me da tiempo a repasarlo.

domingo, 24 de junio de 2012

EL FRAILE MISTERIOSO





Ante la baja momentánea de D. Miguel Ángel, trataremos de amenizar este juego que ya tiene su sello particular.

Nuestro fraile misterioso de hoy nació en la segunda mitad del Siglo XIX.
Su instrucción escolar consistió solo en estudios primarios. Desde pequeño mostró inclinación hacia la religión, pues se sabe que a los diez años protagonizó un incidente que tuvo mucha repercusión entre sus convecinos.
De vocación tardía ingresó en la Orden  pasada la treintena. Solo tuvo tres destinos habiendo pasado en el último de ellos  42 años, hasta su muerte que se produjo en 1956.

Las fotos corresponden a  dos de sus destinos.


viernes, 22 de junio de 2012

PUR SAN XUAN ENXAMAN LAS ABECHAS


¡Hola rapazones! You faigu cumu’l Tarradellas aquel catalán, que si nun vus alcurdais del, digu-vus you quien yera. Yera aquel humecón que espués de tar muitus anus fora de sou tsugar pu la fuercia, d’acó p’acutsó, cuandu vulviu del exiliu a Cataluña, dixu aquetsu de: ja sóc aquí! You lu mesmu lu mesmu. Ya toi aiquí, oh. Tamién voi decí-vus que la munxerga esta de güei, cuincidiu cunas chamadas que me fixisteis, subre tou la del rapaz de L.lumes, peru ya diva you a fae-lu igual.

Esta tempurada datrás nun pude garabatiar nada aiquí nu blog purque andu tou derranau ya coxu pul’artrosis esa de lus demonios, que nun me deixa vivire en paz. Nun soi capaz ni de subire a l’horriu. Atacou-me de tal manera qui tengu las dedas de lus pias ribichidas ya tsenas de rinoyus abultaus  cumu si foran las cúcaras que tienen lus xamascus ya las canas de lus rebotsus nu inviernu.

Pur si fora poucu estu,  saliu-me tamién  un  cachu tombo  nu mediu’l txombu  que dios nus txibre, ya dixu-me’l curandeiru que yera de tantu afurcadar lus feixes de yerba ya de pacha entre’l parreiru ya  la corte las vacas. Anantias tiníamus un cebadoiru, un trapón,  que baxaba-tses la cumida a las vacas al mismu peselbe desde’l parreiru, peru agora ende que arreglamus la corte, quedánun-nus lus peselbes esveiraus pal outru txau. Habrá que faer unus novos, ou tienen que tar.

El tsunes pasau, saliu-me tamién un enxame del curtín de las abechas ya vi-me negru pa recuché-las you solu; nun quirían subire pal queisietsu ni pa dios. Engaramichanunse-me na caramietsa  la nisal de tal xeitu,  que nun yera capaz a faer buenu detsas. Menus mal que al chegar la nueite fuenun chapinandu pouquinín a pouquinín hasta que pude recutsé-las a todas dientru’l queisietsu que tengu pa cuandu se pousan nus gamachus de lus árbules. Pa que xebraran mexor pul  truébanu enriba estaceitses bien de yerba buena pur dientru. Asina ya tou, al esqueirar netsas, arreanun-me un muntón de picutazus de miedu. Tengu una de las urechas, hinchada ya roxa cumu si fora la de un cunexu xigante.  La virdá ía que dan muita lata las putas abechas, peru luegu cuandu vamus  a esmelgar lus truébanus pul branu, da muitu gustu richamber  las ceras bien tsenas de miel.

Falandu de tsambeus alcuerdu-me que nos lus rapacinus, outrus cuantus ya you, que tábamus feitus bonus galifates, de piquenus andábamos que alampaba-mus esqueiciaus pu la fruta que yera  dulce. Pu lus meses de xulio ya agostu vinían lus figus marietsus que pasaban lus caniles de tan dulces que taban. Nu miou pueblu había una figal que cargaba tous lus anus una barbaridá; puníase a la dobla. Cúmu siría que chegaban-tse las canas al suelu de lu dubladas que taban. Todas las nueites xuntábamus-nus varius  milandrinus del pueblu ya agatuñábamus pul tueru la figal parriba cumu si fóramus esquilus. El amu la figal taba fartu de que tse cumiéramus tous lus figus ya andaba itrás de nos que nun nus pirdía pasu. Un día atrapou-nus subius a la caramietsa de la figal ya escumenzou a murrillazu tsimpiou a nos. Nun  matou alguno de milagru. A uno de lus rapaces que yera’l más azariento ya retorciu tucou-tse un cantazu daquetsus nu tsombu ya dixu pa sí: “este cabrón de viechu va saber lu que ía bonu” Va salitse caru'l empeñu que tien cun guardar tantu lus figus. Nos catsamus la bouca ya escuitamus lu que nus dixu aquel rapacín: agora, na más queste merdeiru del demoniu fuxe pa casa ya nus deixe en paz, vamus a ir a la sua currada ou tien plantadas las berzas ya vamus a esfueirá-nus enriba detsas pur todas las fuechas, pa que mañana tse salga’l  caldu sabrosu ya pirfumau. Ya asina fiximus. Na más chegar a la currada deste home el diablecu gateou hastal picu’l muntón del cuitu que había al tsau de las berzas ya  baxou lus pantalones. Puxu-se en cucliechas apuntandu cunu traseiru pa las berzas ya díxu-nus: amirai cumu sal el sulfatu oh. Ya na más farfutsar estu, sultou una surriada cumu si fora una esquitana, miánicas chegou el caldu aquel marietsu  hastal mediu l’estaxu. Lus que tábamus amerandu revolcábamus-nus de risa ya diciamus-tse: outra ve, outra ve. Ya nefetu, el gurín aquel vulvía a echar pul fracu traseiru cumu sinun tuviera fin. Miánicas taba bien chenu ya inflau, paecía una vaca mixandu.

Al outru día la mucher de la casa andaba pul pueblo farfotsandu cunas vicinas que la nueite pasada na sua currada chuviera barru, purque pula mañena la berzas taban todas salpicadas de marrón, ya lu curiosu del casu yera que tseiraban a demonios. Hubu una mucher que tse dixu: María: nun tse des más vueltas, u sos fata. Lu primeiru que debes faer ía entruga-tses a “Jesusín” ya lus outrus mangantes  que andan cun él a ver lu que pasou. Lu mesmu  etsus saben quienes fonun lus desgraciaus ya gochus que te escagazanun  las berzas todas. La mucher dixu: quiá, esu  que falas nun puede ser  virdá purque al miuou Manulu güei prestoutse muitu‘l caldu ya dixu-me que sabía muitu bonu peru que cheiraba  demasiau a ranciu. Anque desus diablecus fiu-me bien poucu, ¿peru, si asina fora la cousa, nun sei cumu dimonius pudienun puné-se pa esfueirar  tan altu.

Cun dudas ya tou, la mucher al mumentu vienu a intrugá-nus a nos lus primeirus, pero nos diximus-tse que nun sabíamus nada, que  nos nun pudíamus faer  tal cousa purque tábamus tous estriñius aquetsus días, purque  cumu tonaba muitu, tábamus fartus de tsapar  tseite cuachada. Ya yera virdá. Ya vusotros sabeis-lu tamién lu mesmu que you,  que’l tseite cuacha solu cuando bien la tona. Mia mai cuandu‘l tiempu ta gafosu pa tonar, pon una escudietsa grande chena de tseite nu ventanu’l estroucasa, ya escapau ta cuachada. Espues pa mirendar, el tseite cuachau  mizclau cun miel de las abechas, ta bien bonu. Minudu tsambeu más ricu.  ¡Home non!

“Jesusín”, el pelgar

dos microrelatos

Os envio los enlaces a dos microrelatos que presento a un concurso.
Si, al leerlos, os hace algo de gracia, podiais colgar un comentario
en la misma página web
Si gano el premio estais todos invitaos a una espicha
Cuantos más comentarios positivos, más posibilidades.
Saludos, Angel

                 No es corriente en un médico, al jubilarse, recibir la atención de los medios de forma masiva. Pero Eugenio,  aparte de médico de reconocido prestigio, es una persona especialmente dotada para confitar sobre sí el afecto de cuantos le conocemos. En mi caso cincuenta y un años. No está mal. ¿Cuántas gripes y derivados me atendió estando en Corias?
            
    Pocas personas he conocido en la vida con una vocación tan definida e irrenunciable. Desde los quince años era médico. Para mí es uno de los recuerdos más gratos de Corias. Era tal su bondadosa espontaneidad, que incluso en aquella época de rigor formal, él era distinto. Cuando me enfadaba por algo, me miraba sonriente desde su mesa y me decía: “No te enfades José”.

            Como todos los hombres delicados de espíritu, Eugenio ocupará mucho de su ocio en la huerta. Parece que los mejores, los de espíritu más refinado, se inclinan por este retorno a la Naturaleza, a las entrañas de la vida, como un regreso al regazo materno, que fue donde empezó todo lo bueno.

            Que lo disfrutes Eugenio. Nuestro homenaje en agosto.

                      Pepe Morán (Dominico-ex).

martes, 19 de junio de 2012

EPISODIOS CANGUESES


Nota previa del “prior”.
Este relato ha sido enviado por Ulpiano.  (Espero que “Jesusín”se haga eco de lo que le piden)
                          -------------------------------
Sin noticias largo tiempo del anónimo autor cangués, en este blog llamado Jesusín, diversos comentarios le añoran. Sus escritos, ingeniosos, enraizados en la niñez, nos traen habla y carácter de antepasados. Esperando su reaparición, y para mantener fresca esa memoria, me permito transcribir aquí, alguno ya lo conoceréis, el relato de D. AMBROSIO RODRÍGUEZ sobre la entrada de tropas en Genestoso, allá por el siglo XIX.

  •  Cuntoume el tío Manulon de Migayan lo qui pasou, desti modu:
  • Feirá estas cereizas un añu, intranu lus suldaus nu mieu pueblu.
  • Reburdiaban las curnetas, qui aquellu quita el juiciu.
  • El mandon iba delantre; llevaba una espada na manu, que debía curtar un pelo nel aire.
  • Tantus homes, tantus homes, ya todus cun escupetas, ya bayoneta na punta, aquellu metía miedo ¡¡ Dieus nus ampare!! You nunca tal ví; andaban todus como si foran pur máquena.
  • El mandon con un begote retorcíu tenía cara di sargentu; yerradus, palque si mitiera cun él.
  • Llevaban una música, ya curnetas grandes que resplandían, ya tambores, qui aquello extremecía el aire. Había un estruendu ¡¡ ó María Santísima!! Que parecía la fin dil mundu.
  • You tinía un miedu de todos lus degorius.
  • Mití la muchier nu forno, y la ficha tapeichi la boca y metila na fornica -Cundenadas, callabus, sinon guey somos muertos toos.
  • Sonou un golpe na puerta, que paecía un culatazo.
  • -¡¡Patrona!!- decían da fuera.
  • You metime agazapau baxu el escanu na cucina, ya tapeime con un fuelle y un cuelmu.
  • Entós….rinchou la puerta, ya entranun dous suldaus.
  • Que miedu you pasei, ¡¡Virgen Santísima!!
  • Repilándoseme el cuerpu, callei como un afogau.
  • Miranu pur la cucina, el fucileiru y la piérgula, y pichanu cuatru pitas y el gallu.
  • Entós marcharun cun todo.
  • Gulismadores, ibus á la frenda el Diablu, ó á la veiga el Palu, ó á todos los degorius!
  • ¡Nuestra Siñora mi valga.
  • Estornudou la muchier nu fornu y carpia la ficha na furnica.- Salir ya, cundenadas, salir, que ya marchanu.
  • Sonou la curneta, y marchanu todos á una cumu demonios, ditrás del mandon.
  • Rechucían la bayonetas y había un estruendu cunas músicas, qui paecía la fin del mundu.
  • La pullina del mieu vicinu lleváronla con dos cabras y una ouvecha. ¡¡Mal añu para echus!!
  • Dieus nus libre di guerras, fame, ya pidemias.

AMIGOS SÍ, PERO LA VAQUIÑA.....

El solsticio de verano
casi nos está abrazando
y la luz que es alegría
aumenta de día en día.

Lo habitual de la estación
serían los cielos claros
y ausencias de crispación,
y para amantes de arena
suaves caricias de sol
donde despedir tristezas
con  risas, ocio y amor.

Más los cirros en el cielo
y el financiero español
anuncian posibles cambios
como un negro nubarrón,
presagiando las tormentas
y como opción, a cual peor.

La intromisión Teutona,
con  invasiones de ciclo
de  la  europea  zona,
ha cambiado de periplo.

Y la Merkel  con el euro
ha logrado hacer cautivos
a  la Grecia  marrullera,
a  la  Irlanda silente,
a un Portugal carente
a España de toro y siesta
y a la Italia más coqueta.

Digo ya para acabar
que es reflexión somera
y puede que hasta  falaz,
porque yo no entiendo “na”.

Esta  crisis financiera
que “ahora” es manifiesta
sigue siendo gran putada
de  “pifostio y  zapatiesta
y  nadie da finiquitada.

Saludos

lunes, 18 de junio de 2012

CUESTIÓN DE GÜEVOS (Experiencias vitales/1)






                                          Texto y fotos:  jrFRANCOS

(Al decir "vitales" no me refiero para o de la vida en general, si no personalizando).

     En cierta ocasión Jesusín El Pelgar (onde andas, ¿oh?) habló de gallinas y huevos; Galán, en un comentario o entrada, precisó el tema, hablando de huevos de kika o gallina americana, de huevos de dos yemas, etc. Bueno, pues yo hoy voy a hablar de mis huevos, perdón, quiero decir, de los huevos que ponen mis gallinas.

     El pequeño no es de kika, como pudiera parecer, pues en estos momentos no tengo ninguna. Por no sé qué extraña razón, de vez en cuando aparece alguno, no sé si porque hacen "recortes" dada la situación, si porque se me cuela alguna del vecino -que las tiene- y le gusta más mi campo, plagado de árboles y arbustos y manto herbáceo, que el de él, que no tiene ni media docena (ni tan siquiera hierba, pues ara).

     El segundo es un huevo normal (he querido ponerlo blanco, a parte de por el contraste para la foto, para deciros que hace poco leí un extenso artículo sobre este alimento y decía que el color de la cáscara no tenía nada que ver con la riqueza nutritiva de su contenido; que era más una cuestión de estética, estética  que tiene éxito, pues hay cierta tendencia a preferirlos "roxos").

     El tercero, de dos yemas, es uno que pone alguna gallina de vez en cuando, cada semana o así.

                                          -------------------------

     Bien, hasta ahí, lo referente a los huevos. Ahora hablemos de fotografía. Las dos primeras están hechas automáticamente y las dos últimas de modo manual. ¿Notáis alguna diferencia en cuanto a definición y calidad? (Yo es que estoy en pruebas de ensayo/error para formarme opinión, a la que estoy llegando).

     La última foto es un ensayo artístico dentro del campo de la distorsión. Y digo "un ensayo" porque sólo hice un clic. (En otros momentos y situaciones he hecho algún otro).

                                      ------------------------

CONCURSO: 

1) Yo aprecio un fallo en algunas, que no sé si es tal o puede tomarse como un adorno. ¿Cuál es?

2)  Me he valido de un truco para poder hacer dichas fotos que he debido camuflar. ¿Cuál es?

PREMIO: Aunque "La Casa de Juegos y Apuestas Ay, mi convento, que ,lo van a convertir en Parador cuando debía ser Andador (Carmelo, dixit)" no es ajena a la crisis, tanto que les he dado unos meses de vacaciones a mis dos lindas y eficientes secretarias colombianas, Olivia y Zulema (aquellas del desfile del día de América en Asturias), en fin, que hice un ERE encubierto,  enviaré una copia (20x30 cm), de la foto que elija, como en su día lo hice con Galán y Olga con la del Puente de Palmas (el del concurso aquel del plenilunio y cuarto menguante, que ganó Elena -que también recibió el suyo-, la misma a la que Galán sentó sobre el capó del Seat 127 amarillo con no sé qué intenciones -según apuntó EmilioRamón-, dado que había un barranco a pocos metros).

IMPORTANTE: Hay que acertar las dos preguntas para optar al premio, no valen medias tintas.

domingo, 17 de junio de 2012

Ejercicios de dicción



Para empezar bien el dia, y conociendo que tod@s un buen nivel de inglés, propongo vocalizar el ejercicio de la imagen.
También, estos dias que tanto se habla del 127, de las carreteras, del tráfico, de los accidentes, os propongo una reflexión, como la de la figura (es puramente científico, hay datos)



Y un último dato, para los que dudan de si vender o no vender algún coche histórico:

Esto es confidencial, ya que la prensa no habla de ello, por pura vergüenza (se ruega que no salga de aqui):
Se dice que al tio que traía los cienmil millones del rescate de la banca, lo asaltaron ahi en medio de los pirineos. Algún listo, usando alguna treta nauseabunda, se hizo pasar por policía de tráfico, le dio el alto, y en un descuido, se le escapó con el maletín donde llevaba el parné. Por qué os digo esto? Bueno, pues porque ahora el tio no sabe qué hacer con tanto dinero. Y me consta que lo está usando para lavarlo, comprando cualquier cosa que pueda venderse. Lo del coche pudiera ser una de ellas. A mi me ofrecía 20000 por una bicicleta vieja...
Pero debemos ser fuertes!! No caigáis en la tentación. Aguanta tu cientoveintesiete, mientras puedas, como yo hago con la bicicleta. Nada de dar facilidades a los que buscan atajos.
Ya cun esto, alón (qué será de jesusín, ho?) Estos dias tará el probe con lo de los silos de la hierba, supongo. Podíamos ir a ayudarle...

jueves, 14 de junio de 2012

YA ESTÁ BIEN DE CRITICAR AL 127


Después de la reciente  campaña de tanto descrédito como difamadora, llevada a cabo  por el “Prior” y compañía, sobre  aquel pobre utilitario que por los años sesenta y tantos-setenta, rompió un poco la tradicional línea de los seiscientos y ochocientos cincuenta, atreviéndose a abandonar un poco la redondez y formas externas tradicionales hasta el momento, para lucir una  carrocería en general de aristas más pronunciadas en el capó y en su parte trasera, lo que le proporcionó cierto aire novedoso y moderno, aparte de un perfil bastante más aerodinámico.

En desagravio de las furibundas críticas lanzadas al viento, en detrimento de este pequeño y sufrido carruaje, voy a decir alguna de sus escasas ventajas. Después de los Seat 600 y de los 850,  el Seat 127 con su aparición marcó un poco de modernidad dentro de los utilitarios que adquiríamos la gente de a pie. Es más, yo cuando compré el mío, después de tener que esperar por él casi cuatro meses, un día le oí decir a una moza en plena calle, refiriéndose a un gachó que pasó por allí y le hacía tilín, el siguiente piropo: “rapaz, estás más bueno que el 127” ¡Toma ya!  Yo como acababa de adquirir ese mismo modelo de auto me puse todo contento y orgulloso, seguramente me sentó mejor a mí el piropo, que al propio piropeado, pues pensé para mis adentros: ¡ acertaste chacho!, mira lo que ha dicho esta torda del 127. Lo cual me confió más en que había hecho una buena compra. ¡Muda se debiera de haber quedado aquella desgraciada!; yo creo que fue ella la que me echó el cenizo. No sigo que me embalo. Prosigamos con los “elogios”.

Otra ventaja que presentaba el 127 sobre sus hermanos, los modelos de la misma marca ya mencionados, era que, para el uso que hacía Alfredo ¿frecuentemente? de su Seat 600, el 127 resultaba mucho mejor pues, al ser éste un tanto más largo y con los asientos reclinables casi hasta ponerlos horizontales, a la hora de “hacer acrobacias” podía uno adoptar una postura mucho más ergonómica y cómoda que en los modelos precedentes: 600, 800 y 850, sin quedar tullido después de una aparatosa “sesión”.

En fin; con  los coches pasa lo mismo que con las personas que cuando te ves con alguien del cual  te han hablado mucho y normalmente mal, cuando le ves de cerca dices para ti: pues, tiene mucho mejor aspecto del que yo me había imaginado; no aparenta ser lo que dicen de él, ni por el forro ¡La gente qué mala es! Desde luego. Pues en el caso del “Caballo loco” os puede pasar lo  mismo. A continuación lo voy a presentar y diréis vosotros: ¿cómo puede ser el “Prior” tan cruel y difamador con una criatura tan servicial y de apariencia tan inocente? Pues sí amigos; así es la vida. 
Las apariencias engañan y de lo lindo. Este quebradizo auto que tenéis ante vuestros ojos,  con aspecto de inocente máquina era un asesino en potencia, como ya os he dicho en un comentario reciente. Y no os dejéis seducir  por este ladino coche aunque se  presente  adornado de una guapa moza que posa sobre su capó. Esto es una artimaña publicitaria suya para desvanecer sus deficiencias propias. Ah, y no creáis que la joven venía de la casa  como promoción de SEAT, no. Esta joven es mi señora en sus años mozos, que también quedó hartita del dichoso trasto. Y eso que ella solo lo utilizaba como viajera acompañante, sin tener que correr con su  mantenimiento. Pero como ama y administradora de los “cuartos” y ahorros familiares,  sí tenía que sufrir el frecuente desembolso  para poder costear los males y achaques del delicado carro.

De todos modos, después de todo lo largado, ya no le guardo excesivo rencor y a estas alturas de la vida, casi sería capaz hasta de exculparle en parte de sus múltiples fechorías, sin tener en cuenta las rabietas que me hizo pasar y desearle que descanse en paz per omnia saecula saeculorum. Amén.


B. G. G. bloguero “Prior”

miércoles, 13 de junio de 2012

Eugenio se Jubila

Si es verdad que no hay dinero habrá que apechugar, pero todos, incluidos los políticos»

10.06.12 - 03:39 -
LAURA FONSECA | GIJÓN.

«Cuando llegué hace 26 años, Cabueñes era más familiar. Ahora hay un ambiente mucho más tenso, más impersonal»
Eugenio Avanzas Médico e historia viva del Hospital de Cabueñes, se jubila el jueves
«Los pacientes me han enseñado mucho. De ellos he aprendido lo difícil que es ser paciente»
«Cada día hay más saturación y un médico no puede pasar de su enfermo, tiene que pelear por él»
Avanzas se jubila. El carismático médico que en 1986 llegó a Gijón procedente del Hospital Virgen de la Concha, de Zamora, para incorporarse al servicio de Medicina Interna, deja el Hospital de Cabueñes. El próximo jueves será el último día de trabajo para quien fuera director médico del centro hospitalario durante siete años (desde 1996 a 2002) y que en la actualidad ejerce como coordinador de la Unidad de Corta Estancia y del Hospital de Día. Nacido en Sotrondio el 16 de julio de 1947 en el seno una familia humilde (su padre fue guarda jurado y su madre ama de casa «muy sabia»), Eugenio Avanzas es el segundo de los siete hijos «¡varones!», insiste en precisar. Con el doctor Avanzas, con 'Genín' como suelen llamarlo por los pasillos sus compañeros, se va una parte de la historia viva de Cabueñes. Promete no dejar la medicina y asegura que se va con un nudo en la garganta por todo lo que deja atrás.
-¿Cómo lleva estos últimos días de trabajo en Cabueñes?
-Sinceramente, me da mucha pena, sobre todo por los tantísimos pacientes y por los compañeros, pero es una etapa más de la vida. Estos días me está costando un poquitín pasar consulta porque me estoy despidiendo de pacientes a los que conozco desde hace más de veinte años. La verdad que no es nada fácil (se emociona), pero, bueno, es lo que hay...
-Hay que mirar para adelante, ¿no?
-Sí, sí, claro. Soy de los que piensa que hay fases en la vida y esta es una más. Los ciclistas tienen que ganar etapas, pero nosotros tenemos que vivirlas.
-¿Tiene algo en mente para este nuevo ciclo?
-Voy a tomarme el verano para pensar, a ver qué es lo que siento, y luego veré lo que puedo hacer. Lo que tengo claro es que no me gustaría dejar la medicina; a lo mejor puede que haga algo vinculado con lo social.
-De haber podido, ¿habría continuado hasta los 70 años?
-Tal y como está la medicina ahora, no me hubiese gustado seguir.
-¿Por qué?
-Cada día hay más listas de espera y más atascos en los servicios centrales. Tienes que ir casi a diario a radiología o a cualquier otro servicio para pedir que te aceleren una prueba por una necesidad urgente. También es cierto que los compañeros siempre me han atendido de maravilla y que, ante una petición justificada de urgencia, nunca me han dado la espalda.
-Pero, al final, cansa, ¿no?
-Digamos que me pilla un poco bajo de energía. Cada vez hay más saturación y un médico no puede pasar de sus pacientes, tiene que pelear por cada caso. Si para no estar estresado hay que pasar del enfermo, lo mejor es dejarlo.
-Al menos usted se jubila cuando aún hay hospital y se cobra, porque con la que está cayendo.
-Tengo la impresión de que dentro de tres años el sueldo del compañero que trabaja y el mío de jubilado sólo se va a diferenciar en las guardias y en los trienios. Dios quiera que me equivoque.
-Dicen que no hay dinero para mantener el modelo sanitario.
-Si es verdad que no hay dinero, lo que hay que hacer es apechugar, pero todos, no sólo unos pocos y los de siempre. Tienen que apechugar desde los políticos hasta los pensionistas de rentas altas, los prejubilados. Todos tenemos que apretarnos el cinturón sin excepción.
-¿Alguna vez creyó que vería una situación como ésta?
-Son etapas. De todas formas, ahora es buen momento para introducir cambios que son necesarios en sanidad porque la gente está sensibilizada y sabe que algo hay que hacer.
-Usted, ¿qué haría?
-Primero, buscar un gran pacto político para garantizar el modelo sanitario y luego, asumir -cada uno en su función- que la sanidad es responsabilidad de todos. Desde los médicos cuando prescribimos y recetamos, hasta los pacientes cuando vienen al hospital o acuden al centro de salud.
-¿Cómo era el Hospital de Cabueñes cuando llegó hace 26 años?
-Era mucho menos complejo y más familiar. Había más amistad.
-¿Y ahora?
-Todos son papeles de interconsultas; casi ni nos vemos entre los compañeros. Además, hay un ambiente más tenso. El otro día lo expliqué en una sesión clínica: les hablé de una nueva enfermedad: 'la noesmiología'.
-¿Y eso qué es?
-La costumbre de decir 'esto no es mío, esto no es mío'.
-Usted fue director médico de Cabueñes durante 7 años y, pese a que intentaron ficharlo varias veces tras esa experiencia, no ha querido volver a cargos de responsabilidad. ¿Tan mal le trataron estando en los despachos?
-(Risas). No, no es por eso. Es que a mí me gusta mucho la clínica y la consulta. De hecho, cuando fui director médico, seguí viendo pacientes dos veces a la semana.
-¿Recuerda el caso del 'bebé milagro', el niño que nació de una madre clínicamente muerta?
-¡Cómo no me voy a acordar! ¡Qué tensión trajo ese caso! Fue milagroso hasta el final porque estuvo a punto de nacer en la noche de Año Nuevo. Al final, tuvimos que hacer una cesárea el 31 de diciembre.
-¿Qué le han enseñado los pacientes en estos años?
-Muchas cosas, incluso, cosas de la huerta. Lo que más he aprendido de ellos es lo difícil que es ser paciente.
-Y de los políticos, ¿ha aprendido algo?
-Poco. Sé que puedo estar equivocado, pero en general sólo he visto que buscan su puesto y que se olvidan de lo que representan. De los que yo he conocido, que tampoco han sido tantos, no he aprendido mucho.
-¿Por qué eligió ser médico?
-Siempre me gustó. De pequeño decía que iba a ser juez o médico.
-¿Volvería a repetir?
-Si volviera a nacer, sería médico.
-¿Y cambiaría algo?
-Nada. Hombre, si le hice daño a alguien, eso sí lo cambiaría. El resto lo dejaría igual. Tendría la misma maravillosa mujer ('Nani'), los mismos hijos, amigos, compañeros... Soy feliz, qué más se puede pedir.

martes, 12 de junio de 2012

LOS SANTOS DE MAIMONA, cuna de artistas/21






                                    Texto y fotos:  jrFrancos

(NOTA preliminar.-Aquí ha pasado algo raro, pues colgué el texto, apareció publicado, le envié acto seguido las fotos al Prior para que las inserte -pues no me entiendo todavía con eso- y de pronto veo que por arte de magia ha desaparecido. Bueno, pues vuelvo a colgarlo, aunque un poco más reducido y con otra redacción aunque el mismo fondo, pues me cabrean estas cosas y  se me quitaron las ganas de escribir).
                                        ----------------------------
     Dentro de los artistas que en su día denominé de lo fungible, de una sola actuación al año (como belenistas, carnavaleros, los que hacen carrozas...), están los que "alfombran" su calle primorosamente y con gusto para la procesión del Corpus Christi, celebrada el pasado domingo.
     Aquí han sido  nueve calles, las que conformaron el itinerario circular que siguió la procesión. Con materiales sencillos y baratos (muchos de ellos tomados de la naturaleza), como césped, claveles y clavelines, margaritas gigantes de agua, retamas, hojas de hiedra, romero, macetas, aligustres o sanjuaninos como decís por ahí, etc, y etc, más alfombras y sal coloreada, convierten las calles en un espectáculo para la vista con sus composiciones y cromatismo.
     Son los propios vecinos quienes se encargan de que sea la suya la más bonita y engalanada. Una labor de conjunto de artistas anónimos por un día que yo quiero resaltar.

SOLUCIÓN: El "seína" fue matriculado...

                                                    Texto:  jrFrancos

Antes que nada, mi felicitación a la Familia que conformamos en Blog (los que escribimos, bien con entradas, comentarios o con los dos, y los que lo siguen), pues ayer, momentos antes de acostarme, a las  23,50 h. me conecté un momento y vi que se había sobrepasado la cifra mítica de las 100 visitas, en concreto el marcador señalaba 111. Hacía tiempo que ni nos acercábamos al techo del centenar. Aleluya.
                                                   
                                   -------------------------

     Vayamos al grano. El Seat 600 E (BA-50.661) que aparecía en la fotografía, fue matriculado el 19-12-70.

      Los cinco participantes que se lanzaron a la búsqueda de la fecha, dijeron y por orden de intervención:

      ALFREDO FERNÁNDEZ:  2ª quincena, diciembre del 70

      GALÁN:  1973-1974

      CUBANÍN:  noviembre del 70

       JM MARTÍNEZ:  2ª decena de 1970

       GALÁN (en segunda comentario):  diciembre  de 1970

      Tengo la impresión que a JM Martínez  sabía la fecha exacta, pero preocupado en no decir el día por la "boutade" aquella del tercer premio (lo del morreo), se le pasó precisar el  mes,  que seguro lo sabía también, por lo que aunque su acotación es la más precisa  (2ª decena es entre el 10 y el 20), el premio va con todos los honores para ALFREDO FERNÁNDEZ, de modo que, amigo,  cuando vuelvas por aquí, montamos en él y a Elvas que nos vamos. Te compro el juego de toallas por acertar el mes y luego te invito a comer en   El Chimarrao, un restaurante con antorchas como luces, camareros a lo José María "El Tempranillo", en fin, en un ambiente de antaño (no de hogaño, como dije).

                                 ------------------------

     Algunos datos curiosos sobre el vehículo: Todas sus piezas son originales (Cubanín), excepto el tapizado que está en consonancia con la pintura -que está en la línea del Mercedes de un  amigo-; obra en mi poder desde el 7-1-98; me costó 15.000 pesetas y tuve que pagar 16.532 pesetas  en la DGT para darlo de alta, pues su dueño lo había dado de baja hacía casi dos años y lo tenía abandonado en un patio. No paga impuesto municipal, como vehículo histórico que es,  y el seguro me cuesta -en una compañía dedicada al vehículo clásico- 72,56 euros según el último recibo, facultándome para rodar 4.000 km. al año (normalmente le hago la mitad).
     El pasado mes pasó la ITV sin ningún problema.
    Me he gastado en restauración y demás 500.000 pesetas.
    Lo vendo. Escucho ofertas a partir de los 3.000 euros. Y lo hago para comprar otro que tengo a la vista, de un mecánico jubilado que lo tiene como un caramelo en la cochera sin usarlo.

                                -----------------------

     Una anécdota: Como os habrá pasado a más de uno, ya tuve uno en la década de los setenta, en lo que fue mi primer coche. Con la primera hija de meses, en un capazo y en el asiento de atrás, allá que nos fuimos un verano a Asturias mi mujer y yo, cuando no había autovías ni circunvalaciones. Más de diez horas que tardamos en recorrer los entonces 700 km. que había a Oviedo. Al retorno, por Pajares, en esas pendientes del 14% y más, no podía, teniendo que subir haciendo eses para amortiguar la pendiente, hasta que llegué al primer taller, ya en la provincia de León y le pulieron los platinos, que era de donde lo daba. (De eso hace más de 35 años).
     Ahora subo con mi P-406 (que lo tengo siempre en cochera y solo uso para viajes "oficiales", es decir, cuando voy de corbata, con la santa y señora esposa y el "chico"), que tiene todos los extras y sólo 135.000 km. en seis años;  hago en siete horas los  650 km. que hay ahora a  Oviedo,  casi todos por autovía excepto unos tramos por Zamora, y ¿sabéis una cosa? No soy ahora más feliz que entonces (tampoco más desgraciado). Con esto, Cubanín, enlazamos con aquel artículo de Ángeles Caso que colgaste para que lo leyera -yo y quien quisiera-, suponiendo que me gustaría. Pero esto ya es entrar en  cantares de filosofías de la vida, que  no era el motivo de la entrada.

                                    ---------------------------

     En del viaje a Valdevimbre (Balsera, Fidel, Gión y yo), no sé cómo salió la conversación de que tenía un "seína" y uno de los cuatro dijo: "Anda, que no eché yo p... en uno que tenía también". Yo había oído aquello de "Cómo hacer el amor en un Simca 1000", que cantaba un grupo de nuestra época que ahora no recuerdo, pero en un "600"... Total, que intrigado, le pregunté que cómo, pues yo alguna vez que intenté echar una siestecilla en él no encuentro acomodo dado lo reducido del habitáculo. Y el amigo nos dio toda una lección postural de como había que abrir las puertas para estar con la cabeza medio colgado, sacar las piernas por la ventanilla de la otra, en fin un número. Oye, y seguro que hasta le prestaba, pese a la incomodidad. ¡Ay, cuando hierve la sangre no hay obstáculos si el fin es noble y se persigue con ahínco!

                                      --------------------------

      Que tengáis una buena noche. Es mi hora y yo me voy a acostar. (Ya tenía que haberlo hecho).