PRESENTACIÓN

Anualmente cuando nos reunimos los antiguos alumnos de Corias, bien sea en grupos minoritarios por promociones en diferentes lugares del Principado y alrededores, o de forma general en el encuentro de Corias a finales de cada mes de septiembre, siempre solíamos comentar al sentir la alegría de juntarnos de nuevo que, era una pena el que hubieran pasado tantos años sin comunicarnos y sin saber unos de otros.

Afortunadamente, en estos tiempos eso está subsanado gracias a los medios informáticos disponibles que tenemos a nuestro alcance. Aprovechando la oportunidad que nos brinda BLOGGER para poder crear un espacio cibernético común, en la nube, donde se pueda participar y expresar los recuerdos que cada uno de nosotros guardamos celosamente de aquellos años, es cuando surge el Blog de los antiguos alumnos de Corias.

Esta elemental presentación lo único que pretende y persigue es reavivar la amistad y la armonía que hemos trabado entre todos nosotros durante los años de convivencia en el Instituto Laboral San Juan Bautista de Corias y, que a pesar del tiempo transcurrido, aún perviven frescas en nuestro recuerdo.

Otro de los objetivos del blog es recordar y compartir las peripecias vividas por aquellos jóvenes que coincidimos bajo las mismas enseñanzas, disciplinas, aulas, comedores, dormitorios, juegos, etc., durante varios años en el convento de Corias y que aún las tenemos muy presentes.

La mejor forma que tenemos para rememorarlo es ir contando en este blog todos los pasajes que cada uno de nosotros recuerde, expresados con la forma y estilo propios de cada uno pero, siempre supeditados a los principios del buen gusto, el respeto y a la correcta educación que nos han inculcado los padres dominicos. El temario en principio aún siendo libre, sí debiéramos procurar en general, que tengan preferencia los temas relacionados con el colegio y su entorno, ya que es el vínculo y denominador común entre todos nosotros.

Como es lógico, cada colaborador es el único responsable de sus opiniones vertidas aquí en el blog; las cuales pueden ser expresadas libremente sin condicionantes ni cortapisa alguna por parte de la dirección; tan solo debemos atenernos todos, a las premisas mencionadas anteriormente del respeto y el buen gusto.

Una vez hecha esta breve presentación, se pide la colaboración y aportación de todos los antiguos alumnos pues, seguro que todos tenemos algo ameno e interesante que contar. Unas veces serán relatos agradables y divertidos, y otras no tanto; pero así es la realidad de la vida.

Al blog le dan vida una serie de antiguos alumnos que colaboran de forma fehaciente y entusiasta con Benjamín Galán que es el bloguero administrador. A este galante caballero el cargo de administrador no le fue asignado por méritos propios, más bien por defecto, de forma automática; simplemente, por ser el titular del blog. Pero podría delegar el cargo en cualquier otro colaborador que así lo deseara.

De antemano, muchas gracias a todos los participantes y colaboradores. Tanto a los antiguos alumnos y profesores que deseen intervenir, como a todos nuestros amigos lectores.

¡A colaborar y a disfrutarlo!

(21 de noviembre de 2009)

B. G. G. (BLOGUERO PRIOR)

domingo, 30 de octubre de 2011

ALTERCAU CUNAS FRIEGAS


El outru día espués de asperar un buen ratucu aiquí na sulana, cumu nun agüechaba a la demoniu esta de las friegas, púxe-me a mirendar un poucu ya cuchí un cachín del toucín que tengu esverdiau de fae poucu,  yal capietsu de la fugaza’l pan ricién cuchiu al panaderu, que  tuvía taba calentín ya tou, cun un cachu de vinín  ya cuandu taba casi fartu del tou, asumou pul mediu’l camín un autulodre cun duas mucheres adientru. Al chegar xuntu al nuesu purtón parou, ya taba atsí mesmu Rulindes que sacara las vacas nesi mumentu de la corte a bebere augua al rigueiru, ya preguntánun-tse ou taba la casa de Jesusín. Etsa dixu-tes: amirai, delantre mesmu la tenéis; fai un mumentu taba él nu curredor del hórreu esfutsandu unas panochas de maiz pa lus gochus. Astoncias aquetsa xente aveirá-nun el trastu que traían a la paré nuesa de la currada ya baxanun-tse cun duas talegas al tsombu chenas de ungüentus ya de caixas de enxuagues ya  midicamentus.  Abrie-nun el purtón ya voucea-nun ende’l curral: ¡Jesusín! Somus las de la friegas, que nus mandan del h’uspital, ¿ou tas, oh? Nesi mumentu cuntestei-tses you: toi aiquí na sulana que casi nun puedu muvé-me. Esu yera muita mintira, peru pinsei que asina pudía datses pena ya criían que taba más malu de lu yera virdá.

 Nastoncias asumei you el fucicu un poucu pul curredor ya vulví a dicí-tses: subii pacó  oh. Yeran dos magüetas roxas  muitu espigadas, miánicas  yeran tsargas  cumu lus palus de la fabas pu lu menus. Una detsas, que tinía la pinta de más zalamatón ya más esgarbadona priguntou al mumentu,  ou taba la paciente. Al dici-tse que yera you’l enfermu, etsa extrañou-se ya dixu que a etsa dixeran-tse que las friegas había que dátse-las a una muchere, no a un home. A tou estu, espantouse un poucu, yal echá-se pa tras pisou nu  mediu duna muñica cumu’n feisuelo de grande que taba nu curral, que  casi tse tapa el zapatu tou al esgurrafá-la, peru la bartola detsa, nun tse diu ni cuenta.

Astoncias dixe you pa mious adientrus, pus munina, tas tsista, nun sabes bien  lu que t’aspera; mi alma cuandu  sepas ou tienes que da-me las friegas, vas a fuxir  al trote toda esnalazada cumu las vacas cuandu moscan nu branu. Etsa nun cuntestou nada, ya quedou pinsativa, peru la outra dixu-tse: que tse vamus a faer, ía lu mesmu que sea muchere que home. Si tu nun quieres fae-lu, dareitse-las  you; nun te preocupes oh.

Ya asina foi. Mandou-me pasar pal cuartu ya díxu-me: cumu las friegas sirán pa la reúma, tindrei que datse-las, alredor de las custietsas, nun tse paez oh. You que taba mediu afugau pu la risa, cuntestei-tse: peru rapaza, tampocu  te dixe-nun ou tinias que  dame las friegas,  munina. Etsa dixu: non, nu me dixenun nada. Buenu pois voi diciti-lu. You el mal miou son las paperas ya direite que tengu lus tetículus muitu hinchaus ya las friegas son pa baxá-tses la inrritación. Nesi mumentu etsa tumou-lu a xirigonza ya escumenzou a puné-se culurada ya decir picaus que you quedei apaxarau del tou al agüechá-la daquel xeitu. Asustou-me tantu, que ya nun supe que dicí-tse. Na más reveirá-me un poucu dime cuenta que aquetsus dous tulondrus de mucheres,  ya taban mitiendo tous lus frascus  pa la talega aquetsa que truxe-nun ya dixenun-me: nesas ficias ponte munín,  que las friegas ahí nese sitiu va dáte-las tua mai, si la tienes, ya si nun la tienes, méte-lus nu rigueiru a remuechu pa toda  la nueti hasta que se te pongan bien rivichius  cumu patacas viechas. Ya verás cúmu asina se te desinflan escapau, so guchón. Ya sin asperar ni un mumentu más, aquel par de xamascones fuxé-nun de la mía casa cumu’l gatu que sal a bascachazus de la tsariega. Una detsas tuvía tsevaba la muñica pigada al zapatu. Anda que se joda.

 Al muntar nu trastu que truxé-nun, taba atsí mesmu al pia Rulindes, ya nutou que aquetsas duas fuxían echandu fumu camín abaixu, ya preguntou-tses qué tses  pasara. Etsas nun tse cuntestanun nada aquel par de mulas, ya fuxé-nun escupetadas runfandu  cumu renubeirus. You mientras  taba farfutsandu pa mí: mal rayu las parta, a estas dous pascaxonas. El casu ía que tarán fartas abondu  de faer destas cousas ya muitu piores, cumu las friegas que me daba a mi una tal Lilí en Tinirife, que etsa tses chamaba friegas cun  fenal feliz ya tou. Esu sí que yeran friegas; peru  estas dous tambascas, vaya rimilgus que traían. Peru ya vulverán, ya. Agora mesmu acabu de faer una reclamación a la Uficina Territorial de la Seguridad Social del Principau, que pa esu you soi amigu íntimu de Cascus de cuandu apaecían a cazar pur Munietsus, él ya Fraga, que íbamus muitas veces xuntus nu miou Land Rover, ya estas dous  xamasconas van a volver cunas urechas bien gachas, miánicas que sí; van a da-me las friegas nesi sitiu ya hasta tsimpiá-me la corte de lus gochus ya arramá-me’l cuitu na currada si si lu mandu. Esu cumu me chamu Jesusín. Sei-lu you bien que sí.

 En cuantu chame a Paco Cascus tengu-lu sulventau al mumentu, purque ese home tien las cúcaras  cumu you las tengu agora, peru él tien-las asina de siempre, sin que tenga mal ningunu netsas.

De mumentu, tendréi que apañá-me solu, outru amiente nun tengu. Voi axeitá-me un poucu pa punere a cucer una pota chena de papolas de sabugu, que tengu una fardela chena detsas, purque las cuechu la nueite de San Xuan,  ya cunu augua esa frutarei-me las cúcaras un poucu pu las nueites a ver si me floxa’l hinchazón. A las vacas nuesas cuandu tienen mamitis echámostse-la nas ubres ya curan escapau. Lu miou cumu ía paeciu, asperu que tamién resulte’l rumediu. Nun tengu más que calamidades. Toi pirdiu. Ya cun esu alon, rapaces.


“Jesusín”, el pelgar

viernes, 28 de octubre de 2011

PINCELADAS DE ARTE/12

 
 
 
En esta ocasión dejamos el “Óleo” y la “Escultura” y entramos en el mundo de la acuarela. El primer uso de la acuarela en Europa se remonta a los años (1.483-1.520) dándole vida el acuarelista renacentista Raffaello Santi. En España en el momento actual brilla con luz propia, como claro exponente de esta técnica José González Bueno, nacido en Málaga el 20 de junio de 1.957.Formado en la academia Velazquez a cargo del Maestro D. Juan Baena. En la acuarela es autodidacta, estudiando la técnica de los acuarelistas ingleses del periodo victoriano y de los vieneses del siglo XIX.

En Asturias tenemos grandes acuarelistas, entre otros, a Sellaño y Manchón, este último residió durante algún tiempo en el pueblo de Piñeres (Aller), podemos contemplar su obra en muchos domicilios privados de Médicos, profesión en la que tenía grandes amistades. Sus obras hoy día son muy cotizadas.

Colgamos cuatro obras de José González Bueno claro exponente de esta técnica de la pintura. Confiando las disfrutéis.- 

Miguel Ángel Vázquez Vega

YA CHEGOU’L ANDANCIU LA GRIPE


Ah, rapaces,  nun sei si me echaríais de menus tous estus días d’atrás, peru you a vos si que vus echei en falta. Miánicas que sí. En primer tsugar direi-vus que tuve malu nu camastru cuna calentura del demoniu. Tsevu encamau más de quince días, ende la víspora del Pilar, ya tuvía toi feitu una calamidá. Nun sei si vulverei a tar outra ve alietsu cumu anantias, ya  cumu Dios manda, de agora n’adelantre.

La cousa entamou-se asina. Fai cumu quince días taba you nu prau que tinemus baxu casa, el que chamamus, La Pachalina, calcandu las touperas ya ruzandu un poucu lus artus ya arrincandu ya esveirandu  lus  cudoxus, piornus  ya xiñestas; cuandu nuna destas  escumenzou a chuvere  a lu tontu asina cuna nublina arrastru, ya faer muitu fríu.

 You tinía puestu pur encima’l tsombu solu un faragachu de camisola  ya miánicas que, al tar tantu tiempu muchau, sintía muitu friu nas custietsas. Cumu taba sudau de cavar cunu picón ya de fradar cunu ruzón lus xamascus, a lu primeiru nun nutá-ba’l friu apenas.  Peru al quedá-me parau pa echar un pitu ya descansare algu, quedéi-me arreciu del tou. Pu la nueite na casa al prinder la tsariega pa cucer  la tsabaza de lus gochus, ya nutei bonus escalufríus pul tsombu, yal ir pal camastru casi nun me tinía de pía pu la temblequeira que m’entrara. Cumu taba solu na casa nun alcuntraba  a naide que me echara una manu. Tuve pur chamar a Rulindes, peru etsa tamién anda cun muitu axetreu estus días purque tan capandu lus gurinus piquenus de recría.

Pa estus casus de fiebre paré que ía bonu datse a uno friegas de alcohol alcanfurau pu la espalda ya pul peitu, peru you solu nun m’apañu. Si tuviera cumigo una demoniu duna muchere yera outru cantar, peru asina solu, hai que amulá-se ya catsar la bouca. Sigún me tumbei nu camastru cayí cumu muertu, ya’l riscá el día taba tou tsarizudu ya muertu fríu. Pa intentar tsevantá-me tuve que agarrá-me al cabeceiru'l camastru purque nun me tinía de pía.

Cúmu taría de malu you, que tinía p’almorzar papas de maíz cun tseite, que gustan-me muitu, ya casi nun las catei. Asina neste plan tuve casi cincu días, hasta que pasou por mia casa Rulindes, la vicina, ya preguntou-me que tal taba. Dixi-tse que taba muitu mal ya que nicesitaba que me agüechara’l médicu. Si sí, la rapacina tumou-lu en cuenta  al mumentu. Pu la tardiquina ya tinía aiquí al pía de casa una ambulancia cun dous mozus pa tsevá-me pal matasanus. Tumbei-me  naquetsa camuca ya atánun-me cuna currea ya a toda pastilla fuxi-mus pal Huspital. Atsí tuve asperandu casi una hora, ya cuandu chegou la médica  priguntou-me qué me pasaba, you dixi-tse que tinía  muita tembladoira ya que  ruxían-me muitu las tripas. Astoncias etsa baxou-me lus pantalones ya espués d’amira-me pa lus baxus dixu –me: Jesusín alcuerdas-te si de piquenu tuviste parotiditis, you quedei apaxarau ya díxitse, qui you nun sabía lu que yera esu.  Astoncias etsa díxu-me que nun tinía gripe, non; lu que tienes ía parotiditis, u cumu vusotrus tse chamais  son  paperas. Nun te das cuenta cumu se te pusie-nun  lus  testículos de gordus, anemal, nun me dirás que tú  lus tienes asina de rechonchus de nacimientu. No me no, ou va parar; téngulus piquenus  cumu  cúcaras de rebotsu, ya ía virdá que agora,  lus dous xuntus, miánicas paecen un butietsu. Ya de  tan  hinchaus que lus tengu, mi alma tamién paecen lus de un carneiru merinu.

Nesi mesmu mumentu espertei un poucu ya  diu-me muita vergüenza, purque la condenada de la médica  ricumendou-me que tinían que dame friegas netsus cun augua de cucer  papolas de sabugu, todas las nueites anantias de yir a durmire. You cuntestei-tse que taba solu na casa ya que nun  tinía quien me las diera. Astoncias  garabatiou algu atsí na riceta ya puxu que fora una enfermera a dame-las a casa.

Nesi mumentu a mi diume la risa ya nun paraba de riir cumu si fora tolo del tou. A etsa nun tse gustou muitu ya dixu-me que, de qué me ríia, que paecía fatueiru del tou. You puxi-me culurau, culurau,  cumu’n tumate pinsandu ou tinían que dame las friegas. Al fenal acetei ya agora toi asperandu aiquí na sulana de casa que tsegue la enfermera pa dame-las. Nun sei lu que pasará, ya viremos si soi capaz de aguantá-me sin espatarrá-me de la risa. Purque anque esas mucheres lu faigan cun guantes ya ten fartas de ver de tou, esa ía una parte muitu dilicada ya cumu ta tan abultada, cuandu me las agüeche  siguru que tse da  un turzón de la risa. Ya vus cuntarei que tal me foi cunas friegas dichousas.


“Jesusín”, el pelgar

jueves, 27 de octubre de 2011

Humor en el aula

A principios de junio en Corias, solía hacer un tiempo delicioso, tras el horrible  invierno de aquel caserón. Aquella mañana había una temperatura ideal, cantaban los pajarinos, hartos de comer sabrosas cerezas, se oía no lejos el mugir de las vacas y, algo más alejado, el dulce y poético gruñir de los cerdos. Todo era placentero, soleado, vital,… Así es que cuando entré en la clase se notaba cierto contenido regocijo. Tarde tres minutos en percatarse de que allí había algo raro. Y un minuto más en ver que los más próximos a mi mesa estaban serios y los de atrás apenas disimulaban su gana de reír. Al cabo de otro minuto, descubrí el origen del asunto. Un papelito pasaba de mano en mano, de atrás hacia delante y aumentaba así la masa de los risueños. No tuve problema en hacerme con el papel. Esperé a que llegara a manos del que yo consideraba más débil e impresionable, y exclamé con voz tonante: “Fulano, ponte en pie”. El chaval así lo hizo, pero pretendiendo guardarel papel en la cajonera el  “Fulano, ven aquí con ese papel”. El pobre chaval no vio escapatoria y acercándose a mi mesa me entregó el papel. Decía así.

            “Cuentan de Morán que un día 
            tan pobre y mísero estaba 
            que  solo se contentaba 
            si a la gente suspendía. 
                                                                                                                      
¿Habrá otro, entre sí decía, 
que suspenda más que yo? 
Y cuando el rostro volvió 
halló la respuesta  viendo 
que Blanco iba suspendiendo
a los pocos que él aprobó.”

Me costó un triunfo contener la carcajada. Y no me llevó ni diez segundo en tener claro quien era el autor. Así que, mire para él y le pregunté: “¿Tú, verdad?”. Y él, sonriente, afirmó con la cabeza. Era José Luis Pombal. Algún día os contaré la reválida de Pombal. Es digno de aparecer en una buena antología del humor. Hoy, al hilo de alumnos especialmente graciosos os relato el caso de un Abel nosecuantos. Su apellido, como tantas cosas, se me ha esfumado de la memoria. Era un chaval alegre, de carácter ideal, cariñoso, simpático,… hasta guapo. Pero, amigo, siempre hay algo que desarregla el cuadro. El pobre odiaba la letra escrita. Hay quien le llama a eso ser vago. Y no. Simplemente que no le gustaba estudiar. Era un problema en su familia, pues sus dos hermanas mayores que él, estaban en la universidad cosechando matrículas por docenas. Su madre acudía a mí, pues sabía que tenía una buena relación con su chico: “Dígale usted algo, a usted le aprecia mucho y a lo mejor…”. “Mire señora, vamos a ser sinceros. He conocido muchos alumnos alérgicos al estudio, pero como su hijo ninguno. No creo que consigamos nada”. Y, claro, el pobre se aburría en clase. Así que un día estaba yo ferozmente empeñado en explicarles cómo se traduce el subjuntivo español al inglés. Tenía una enorme pizarra casi llena de diagramas, llaves, a, b, c, d,…etc. De pronto, una voz muy familiar, la de Abel, me interrumpe. “Oye, Pepe” (allí era tú y Pepe. Y la disciplina no se resentía un milímetro por el tuteo). Yo quedé un segundo en shock de incredulidad. Era imposible que Abel estuviera interesado en lo que había en la pizarra. Me vuelvo y le digo: “¿Qué ocurre, Abel?”. Y me contestó: “¿Tú sabías que mi abuela es virgen?”. Con la tiza en la mano, tuve que apoyarme en la mesa. La carcajada, incluida la mía,  duró casi diez minutos. Al fin, nos tranquilizamos y yo no pude evitar el comentario: “Abel, eso significa que estás en este mundo de puro milagro”. La clase, prácticamente acabó allí. Cualquier intento de reanudarla era inútil, pues siempre alguien retornaba a lo de la abuela, y otra vez a reír. Total, una clase prácticamente perdida. ¿Perdida? No, yo, con más de 50 años ya había llegado a la conclusión de que pasar media hora de clase en un oscuro día de febrero riéndome con mis alumnos era más positivo que ninguna reacción de absurda seriedad profesoral.
Cuando terminó la clase, me fui a la sala de profesores donde estaban tres o cuatro compañeros. Les conté la anécdota. Los veteranos lo celebraron mucho, pero una profe jovencita y principiante: “Pues si me hace un alumno eso a mí, se iba a acordar”. Pobrecita. Con toda delicadez la expliqué que aquel oficio lleva muchos, muchos años de aprendizaje y que yo a su edad era más duro e intransigente que ella ahora.

Pepe Morán Fernández.

miércoles, 26 de octubre de 2011

EPISODIOS INTRASCENDENTES.

Meses atrás en este blog su impulsor Galán y nuestro antiguo profesor Morán relataron situaciones más o menos embarazosas, nunca trascendentes, con las que se tropezaron en su andar por la vida. El ¡tierra trágame! Del viaje en autobús por Londres, el paseo con el hermano de la chica poco agraciada…. ¿recordáis? Me pareció un tema interesante para volver sobre él. Si en el momento de ocurrir pudieron provocar algún sofoco, ahora  resultan ya divertidas para los protagonistas y pueden entretener un rato a los sufridos lectores que soporten estas batallitas. Como nadie se anima intentaré retomarlo yo.

Hace muchos años, cuidado, empiezo como los cuentos, con ocasión de mi primera estancia en Roma alquilamos un apartamento en el Testaccio, barrio popular romanista, feudo de los seguidores de la Roma, entrenada actualmente por nuestro paisano Luis Enrique, enemigos acérrimos de la Lazio. Según se dice este último equipo es un nido de fascistas y algo de verdad debe de haber, basta ver la imagen de Di Canio y compañía haciendo el saludo fascista desde el centro del campo. Sin embargo he conocido seguidores de la Lazio netamente de izquierdas mientras otros de la Roma eran descaradamente filofascistas. Cosas del fútbol.

En ese barrio abundan los buenos restaurantes, había uno, Da Felice, muy bueno y muy barato,- continúa existiendo con el mismo nombre, ampliado, lujoso y caro donde se sigue comiendo muy bien ¡faltaría más! gestionado por los hijos.-Felice, como evidentemente se llamaba el propietario, daba absoluta prioridad para ocupar sus mesas a los currantes del barrio, los ejecutivos de empresa y funcionarios de la cercana FAO, incluso con reserva, tenían difícil el acceso. Las veces que, acompañando a alguien, conseguí sentarme a comer allí, el tal Felice, con gesto casi siempre un poco adusto, te recibía arrojando, literalmente, un puñado de sabroso salame sobre la mesa a modo de antipasto y recitaba los platos del día. Lo mejor para mí, además de pastas y gnocchi, era un exquisito cordero al horno con patatas perfumado por muchas hierbas, laurel, romero, en abundancia, entre otras y una ligerísima trippa alla romana (callos) preparada con tomate, basílico, Parmigiano…sin pizca de grasa. Se comía estupendamente al alcance de cualquier bolsillo, con algún inconveniente, en alguna ocasión esperabas el plato solicitado y ante la tardanza  reclamabas, obteniendo como respuesta, “non c’é”, es decir, no hay, se ha terminado, sin que al buen señor se le hubiese ocurrido venir para advertírtelo y poder cambiarlo por otro. Para ser justo, por lo que llegué a conocer de él, diré que era un hombre honesto, solidario y a pesar de los escasos gestos de amabilidad o simpatía, un personaje entrañable.

En un extremo del barrio está el cementerio Acatólico (civil) de Roma, en él está enterrado Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano, muerto en las cárceles del fascismo, también los poetas Shelley, Keats, un hijo de Goethe y muchos otros personajes ilustres, extranjeros o italianos, no católicos o no creyentes a los que la muerte sorprendió en Roma o sus proximidades. Es un oasis de paz rodeado por el bullicio romano, en una esquina, la más próxima a Pirámide Cestia, un pequeño espacio verde con unos bancos de piedra junto unas centenarias lápidas ofrece un lugar ideal para descansar o leer bajo unos gigantescos pinos mediterráneos sin advertir el fragor del tráfico que discurre a pocos metros. Algún día, si me dejáis y puedo, escribiré algo sobre mi querencia por ciertos cementerios.

Al fondo, cerrando el barrio, se levantan las inmensas naves del Matatoio, el antiguo matadero de Roma, cerrado hace ya muchos años. Haber estado allí el matadero es la razón por la que muchos restaurantes de la zona, aunque cada vez menos por el cambio en los gustos culinarios de las nuevas generaciones, estén especializados en casquería elaborando platos muy típicos romanos. Seguro que alguno de ellos, como la pagliatta, haría las delicias del anónimo Jesusín en su pulsión escatológica. Algunos recordaréis una antigua película italiana en la que dos comensales ensalzan lo que están comiendo y uno pregunta ¿Esto qué es? ¡ Merda! Responde el otro, y en cierta forma es verdad, la pagliatta se hace con el intestino delgado, sin vaciar, de animales muy jóvenes que solo han recibido alimentación materna. Para mi gusto tiene un sabor un tanto fuerte.
En estas naves se habían asentado asociaciones culturales, solidarias, grupos alternativos, manteniendo una intensa actividad a través de exposiciones, conferencias, teatro, ferias de artesanía y otras múltiples iniciativas hasta que el gobierno de Berlusconi les expulsó. No tengo noticia se haya dado algún nuevo uso a las naves.

Alzándose tras el Mattatoio se encuentra un elevado montículo, Testaccio, que da nombre al barrio. La leyenda dice que está formado por infinidad de ánforas desechadas en las que en la antigüedad los romanos transportaban el aceite, vino, garum y otros alimentos desde el cercano y desaparecido puerto de Ripa asentado sobre el Tévere que discurre por ese costado del barrio.

Como os daríais cuenta me fui por los cerros de Úbeda, en este caso colinas de Roma, porque lo escrito hasta ahora es algo conocido o vivido después, cuando la intención inicial era contar una anécdota o torpeza mía recién llegado a esa capital.

Intentaré ir a ello: Una vez instalados en aquel apartamento,-era junio, hacía mucho calor, ese calor húmedo de Roma mitigado solo al anochecer si por fortuna sopla el Pontino,- teníamos sed y fuimos en busca de un bar dirección a Via Marmorata que marca la frontera con el Aventino. Nos sentamos en la pequeña terraza del Bar Le Catene,- la última vez que pasé por allí, me pareció, habían cambiado el nombre,- a la persona que acompañaba le apetecía una cerveza, yo prefería un gin-tonic, a ser posible: un tercio de ginebra muy seca, dos tercios de buena tónica, generosa rodaja de limón y si está suficiente fría la tónica, sin hielo, es una bebida que me gustaba, también ahora, ya con tope. Al demorarse el camarero me levanté y sin tener idea de italiano, utilizando las cuatro palabras que sabía y con la mejor pronunciación  posible acercándome a la barra pedí:”una birra e un gin –tonic, per favore”. Poco después el camarero depositó ante mí una cerveza Nastro Azzurro y una ficha acanalada del tamaño y color de una moneda de 200 liras de entonces, quedé perplejo ¡que broma es esta! Sin saber que decir. Al verme desconcertado se aproximó mi compañera, bastante más ducha en idiomas y costumbres locales que yo, explicando al camarero que el señor, yo, no quería llamar por teléfono con aquel insignificante GETTONE* sino beber un refrescante gin-tonic.
*Ficha entonces utilizada en Italia para llamar desde los teléfonos públicos.

Después, mientras tomaba aquel insípido gin-tonic sacaba dos conclusiones: una; la necesidad de mejorar la dicción, algo que al día de hoy debo reconocer haber tenido poco éxito, dos; no en todas partes, como en España, existe el culto al trago largo, y la necesidad de adaptarse a los gustos o costumbres locales cuando se viaja por ahí. En esto avancé bastante, en todas partes, eligiendo un poco, te ofrecen cosas que, si bien diferentes, terminan resultando excelentes. No se puede pedir más a alguien como yo cuyo plato preferido continúa siendo el butiecho con berzas y patacas.

Al terminar tengo una impresión; en lugar de escribir una entrada he confeccionado un cajón, con mucho relleno y poco contenido. Y alguno dirá: ¿qué c……- eligiendo la palabra preferida del ramillete conocido- me importa a mí ese dichoso barrio romano?


Ulpiano Rodríguez Calvo

VIAJE A LA HISTORIA


                       
                             La Condesa Sangrienta

Viajamos al año 1.614, el día 21 de Agosto nuestro personaje la Condesa Erzsébet Báthory es encontrada muerta por inanición en su celda del Castillo de Cachtice, tenía 54 años.  La fotografía recoge el estado actual del Castillo que fue su morada.
Nos encontramos ante un personaje diabólico, que dio mucho juego  a la literatura y al cine, pero pasaremos se puntillas sobre sus actos sin describirlos, pues son repugnantes, para no herir sensibilidades.
Nació en Nyirbátor (Hungria) el 7 de Agosto de 1.560 en seno de una familia de los más ricos, poderosos e influyentes del país, su madre la aristócrata Báthory de Somlyo casada en terceras nupcias con su primo Jorge Báthory. Nuestro personaje parece que en su adolescencia padeció de epilepsia o de algún trastorno neurológico. Con muy buena educación, su cultura sobrepasaba la de la mayoría de los varones de la época, hablaba Húngaro, Latín y Alemán. Se caso con 15 años con el conde Ferenc Mádasdy, conocido como el Caballero Negro de Hungría, de esta unión tuvieron tres hijas y un hijo. El 4 de enero de 1.604 fallece su marido, comienzan a conocérsele relaciones lésbicas y a rodearse de gente practicante de la brujería, alquimistas y hechiceros, comenzando su historia macabra y cruel. Obsesionada por la belleza, comienza asesinar y practicar la brujería (concretamente magia roja) con jóvenes doncellas utilizando su sangre para sus baños y así conseguir la eterna juventud. Comienzan los rumores que algo macabro ocurre en el castillo y el Conde Thurzo es el encargado de tomar la investigación. Toma el castillo con sus soldados, sin encontrar resistencia, y descubre lo más horroroso que nos podamos imaginar, cadáveres, mujeres desangradas…
En 1.612 comienza el juicio en Bitcse. Nuestra condesa se negó a declararse inocente o culpable y no compareció acogiéndose a sus derechos nobiliarios. Sus colaboradores si declararon, su mayordomo Juan Ujuary  declaró que solo el había visto asesinar a 37 mujeres solteras. Todos sus colaboradores fueron ejecutados. Nuestra Condesa salvó la vida (nunca fue condenada) la petición expresada por una superviviente   la ayudo, la condenaron a recibir cien latigazos y ser encerrada y sellada en un calabozo con una sola abertura, a cadena perpetua.
En su agenda personal se encontraron detallados todos sus asesinatos, 602 muertes, se mantiene como el récord Guinness. Menuda pieza.-

VACUNAS


Las vacunas, ese gran descubrimiento de la ciencia médica, utilizado de alguna forma rudimentaria desde hace siglos, podemos decir que de forma científica comienza en el año 1.796 con la primera vacuna contra la viruela, después y por este orden aparecieron ,contra la diarrea,,ántrax ,rabia,,tétanos difteria ,peste, tos ferina, tuberculosis ….

 Y llegamos al año 2.009  que nos llega la vacuna contra la hepatitis C. Con estas vacunas se logró erradicar muchas enfermedades del planeta (por desgracia, como todos sabemos, no en todos los sitios) pero éste ya es otro tema mucho más serio.

Yo quiero preguntarle al padre Prior si nuestro jovencísimo Blog (todavía en edad infantil) fue llevado al pediatra y si no fue, tendría que llevarse al Centro de Salud más próximo y al pediatra que corresponda, y vacunarlo para evitar enfermedades en su crecimiento. Quizá el pediatra  le recomendaría las vacunas apropiadas en estos casos: contra la pedantería, la petulancia y  la egolatría…

Todo para que nuestro querido niño “El blog”, continúe creciendo y disfrutando de buena salud.-


Miguel Ángel Vázquez Vega

martes, 25 de octubre de 2011

FE CIEGA.


A propósito de la anécdota que nos cuenta Pepe Morán en su entrada, Los cinco duros de B. N, parece que este amigo tenía bastante más fe en las ofrendas que encargaba  por la intención de su abuela, valoradas en cinco duros, que en las horas de estudio que se habría  pasado a lo largo del curso memorizando  fechas y acontecimientos históricos de nuestro país, para rendirle cuentas a fin decurso al P. Jaime para que le concediera el deseado aprobado. La verdad es que los cinco duros, aunque parezca mentira mucho dieron de sí; digamos que hicieron dos milagros por el precio de uno: ya que  aparte de lograr el aprobado en la asignatura de Historia, también obtuvo B. N. la distinción de que dijera de él,  el P. Jaime , que no sólo era buen estudiante, sino también muy piadoso. ¡Ea!

Supongo que este alumno en  el siguiente curso se pasaría todo el año ahorrando para utilizar la misma táctica en el resto de las asignaturas. A cinco duros cada una, le podía salir el aprobado completo del curso, por menos de cincuenta duros. Lo que no sabemos,  es si con otros profesores, funcionaba igual de bien el milagrero ofrecimiento.

Tratándose de temas de fe ciega, yo voy a contar aquí una anécdota similar que nos trasmitió el mismo protagonista de los hechos y que también podríamos titular como: “coge fama y échate a dormir”.

El P. José García contaba que en una ocasión se acercó a la portería del  convento de Corias un señor procedente de los pueblos cercanos  preguntando por él, e insistiendo en que  quería verle sin falta, para un tema de suma necesidad y urgencia. El padre José una vez puesto en alerta por  el portero, Fray Pedro, le recibió en el momento, no sin cierta impaciencia por saber cuánto antes en qué podría servir al desesperado visitante. El  hombre después de saludar efusivamente al reverendo fraile, besando repetidas veces su mano le dijo: mire padre José, vengo a pedirle un favor sabiendo que usted es una persona muy  buena y muy  poderosa, tanto, que  tiene sobradas influencias hasta en los altos estamentos militares del Estado. Por eso le pido que interceda ante quien competa para que al hijo mío mayor, que está a punto de que le llamen a filas,  le destinen  dentro de Asturias  durante el servicio militar, pues nos hace tanta  falta en la casa que,  si nos lo mandan lejos durante todo un año,  estamos perdidos. Si esto sucediera, que Dios no lo quiera,  tendríamos que dejar las tierras baldías sin sembrar, ya que él es el alma de la hacienda  y el que hace todo, gracias a que es muy habilidoso, fuerte y muy trabajador.

Le diré que también hemos tocado otros palillos y para ello hemos recurrido  a un sargento que es algo familia de mi señora y que está destinado en la Caja de Reclutas de Pravia, pero en ese familiar no confiamos demasiado, pues nos parece que un sargento no  tiene competencias suficientes como para cambiar el destino de un recluta.

El P. José le contestó que él haría ese favor que le pedía  de mil amores, si estuviera a su alcance, pero que no  conocía a nadie que pudiera influir sobre las personas que decidían los destinos de los reclutas. El visitante decía: P. José, eso lo dice usted por lo comedido y humilde que es, como de costumbre, pero yo sé de buena tinta los poderes que usted tiene en todos los sitios oficiales. El pobre fraile volvía a insistir una y otra vez, que él no era la persona adecuada para poder ayudarle en lo que le pedía. El otro, terco como una mula, le volvía a decir: aunque usted se quite importancia yo sé muy bien con quien hablo,  y también me voy bien tranquilo de aquí, pues sé que estoy en buenas manos. ¡Usted haga lo que pueda buenamente!

El paciente P. José ya perdido y sin saber qué hacer ante la terquedad  de aquel hombre, y  por quitárselo de encima de una vez por todas, le contestó que haría lo que pudiese,  pero que no confiara mucho en sus gestiones  ya que  él era solamente un humilde fraile y que no tenía mucho a quien apelar. También le hizo hincapié en que no echara en saco roto lo de llamar a alguna otra puerta más, y  a poder ser, que tuviera  más agallas que las suyas para este tema.

Tal que, el P. José una vez que se vio libre del importuno visitante, se olvidó por completo del tema pues lo que le pedían  estaba totalmente fuera de sus posibilidades y atribuciones.
Al cabo de varios meses, una mañana le vuelve a llamar el portero y le dice: P. José, le está esperando aquí en la puerta principal un señor que  trae de la mano un cordero vivo y quiere verle. El P. José no comprendía  nada de lo que le estaban diciendo pues no era competencia suya en la institución, la recepción de animales; no obstante,  se acercó a la portería para ver de qué se trataba. Según iba avanzando  por el claustro hacia la  entrada principal, ya  reconoce  al  personaje en cuestión  y recuerda  que se trata del  padre del recluta, que tiempo atrás, le había hecho la petición de interceder en el destino para  la prestación militar obligatoria del hijo.

El P.  José, como siempre, le saluda cordialmente y le pregunta por el mozo. El padre del recluta estaba pletórico y le decía al fraile que el hijo estaba  muy contento pues, gracias a la intervención suya, el mozo  había sido  destinado al destacamento de Pravia, y que todos los fines de semana disfrutaba de  pase pernocta  lo que les había solucionado por completo el problema tan tremendo que tenían; por lo tanto,  en agradecimiento por el favor tan grande que nos hizo, gracias a sus buenos contactos,  le traigo este cordero para usted y si lo considera oportuno puede compartirlo con la comunidad para que lo celebren todos los frailes en mi nombre.

El fraile se queda boquiabierto y le dice  al hombre que muchas gracias por la atención,  pero que no puede hacerse cargo del obsequio, porque él no había hecho nada y lo más seguro era que el cambio de destino del recluta se debiera a la eficiente mediación del familiar militar. El del cordero volvía a la carga y repetía: usted tan  modesto y sencillo como siempre P. José;  pero usted a mí no me engaña, el rapaz nuestro está en Pravia gracias a las buenas agarraderas que usted tiene. El fraile volvía a insistirle que se llevara al animal para su casa de nuevo, pues  ellos no podían admitir semejante regalo.

 Después de largo rato, en un tira y afloja,  al final el cordero se quedó en el convento y el familiar militar se quedó a dos velas sin cordero, después de ser  el verdadero artífice de la mejora lograda en el destino del recluta. El Padre José, para aquel hombre era infalible, lo mismo que  la ofrenda de cinco duros para nuestro compañero B. N.


B. G. G. (bloguero “prior”)

lunes, 24 de octubre de 2011

Los cinco duros de B. N

¡Mira que se lo tengo advertido!. Nos lo contó en una de las sobremesas de cuatro horas que disfrutamos muy de vez en cuando él, yo y otros cuatro o cinco alumnos de Corias. No sé si fue el Rioja o el Ribera el que le desató la lengua a un hombre siempre prudente y muy comedido en sus palabras. Pero… Lo contó. Y esa fue su perdición. Las palabras no las lleva el viento, como dicen. Desde entonces le aconsejé, primero. Luego, le urgí. Más tarde, le acosé y finalmente, le amenacé: “Mira, B. o lo cuentas tú en el blog de los antiguos alumnos o lo cuento yo. Ya estoy harto de vuestro horror a poner por escrito aunque sea una humilde anécdota”. Que observo que a todo el mundo le encanta contar que una vez el Padre Jaime… Muy bueno. Pero por escrito. Imposible. Ahí tropiezas con un extraño pudor, un sense of ridiculous, de difícil explicación: El casi pánico a escribir. ¿Por qué?. Para mí es un misterio.
Pues resulta que B. N. era un buen alumno, un chico formal que no llamaba la atención por nada negativo. Estaba en 3º o 4º con una de aquellas becas que cubrían todos los gastos, pero que eran una espada de Damocles todo el año encima del alumno. Un suspenso a fin de curso y fuera la beca. Hay que reconocer que era cruel el sistema. Pero así era la vida entonces. Para bien y para mal. Efectivamente, Samuel, recuerdo que se dieron casos de tener que afrontar la situación de un alumno con todas las asignaturas aprobadas menos una. Suspender era condenarle. Entonces el claustro de profesores acosaba al profe concernido en el caso y, salvo raras excepciones, lograba que subiera de 4 a 5. Era un alivio para todos y el alumno jamás se enteraba de ello. Con la reválida ocurría algo parecido. Era la nota media de todos los exámenes. Si el cociente del total daba 4,8 o 4,9 se creaba una situación humana patética. El año 70 formé yo parte del tribunal en Cangas de Onís y tuve que corregir los exámenes de inglés de tres o cuatro institutos. Un alumno de Corias obtenía de media 4,8. Yo, sin recato ninguno le dije al presidente del tribunal, que era un catedrático de la Universidad de Oviedo, que me había equivocado al dar las notas, y que ese alumno tenía conmigo un 7 y no un 5. Se volvió a sumar y a dividir y dio un 5. Todos vieron la jugada, pero todos tenían sentido común y se callaron, muy prudentemente. Ese alumno hizo posteriormente la carrera de ingeniero y ocupa hoy en día un importante puesto en una importantísima empresa.
Pero nos hemos olvidado de B. N. Aquel año, cuando el curso estaba a punto de concluir, creyó ver con claridad que el Padre Jaime le suspendería en historia. Fueron unos días insufribles pensando que le quitarían la beca y, como todos los desesperados de todos los tiempos, clamó al cielo en petición de ayuda. ¿Cómo? El pobre disponía de cinco humildes duros y con ellos en la mano abordó al P.Jaime para hablarle de la salud de su abuela . Y quería que él, Padre Jaime, dijera una misa por la anciana. Se hizo la transacción. Una misa, cinco duros. El pobre B. N. se quedó sin un céntimo hasta fin de curso. Cuando a fin de curso nos reunimos en claustro todos los profesores me iban dictando a mí, que era el secretario, las notas. Al llegar a B.N. el P.Jaime dictaminó: “¡Un 5! Y apostilló con el comentario: ¡Buen chico este, buen chico! Y muy devoto.” Mi amigo, B.N. salvó aquel escollo y todos los posteriores hasta concluir una carrera universitaria.
¿Ves, B. N., que vulgar resulta contar por escrito una anécdota para regocijo de cuantos  vivimos aquellos tiempos?

Pepe Morán Fernández

Gramática. Y punto

Bueno. Ahora que parece que se fueron socofando los enconados rifirrafes que provocan determinadas palabras, o comas, o la ausencia de las mismas, paso a exponeros lo siguiente:
Sgeun etsduios raleziaods por una Uivenrsdiad Ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsen ecsritas, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esetn ecsritas en la psiocion cocrreta. El retso peuden etsar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams, pquore no lemeos cada ltera en si msima snio cdaa paalbra en un contxetso. Presnoamelnte, esto me preace icrneilbe! La ptua mrade que lo pairo! Tnatos aoñs de colgeio a la mrieda!
Hay que joderse!! La verdad que tantos años estudiando y que no se dieran cuenta hasta ahora, eh? De todos modos, un aplauso para aquellos que saben medir un verso y no les pasa lo que al niño que decía: Pues en la pizarra, unos 75 cm. Y en la libreta, mucho menos. Gracias

Inauguración exposición centro Niemeyer de bonsái

domingo, 23 de octubre de 2011

CUANDO SE MATAN GORRIONES A CAÑONAZOS

                                                                                                           --  Por jrFRANCOS --                

 
     La película de los hechos es la siguiente:

      10-10-11. A una entrada de Jesusín, JMMartínez hace el siguiente comentario:

                                                Cuando el Jesusín razona,
                                                 al "Pelgar" ya nadie nombra.

                                                 En su línea general,
                                                 este juglar "ucidental",
                                                 aporta con mucha guasa
                                                 al Blog, ironía y salsa.

                                                 Si provoca a algún lector
                                                 o escandaliza a pensares,
                                                 es que sobra algún catón
                                                 o faltan amplios mirares.

A lo que yo, en comentario del 11-10-11, digo:
     "Señor de los ripios, más conocido por JMMartínez: el que le dedicas a Jesusín es de los mejores que te he leído. ¡Lástima de esa coma, ´coitus interruptus´según mi expresión cuando hablé al respecto, del cuarto verso! Si la quitas, perfecto". (El destacado en negrita es de ahora).

    No salgo de mi asombro cuando acabo de ver que el 12-10-11 el susodicho JMMartínez me replica con esta inusitada composición, donde voy a destacar en negrita aquello que me parece fuera de tono:

                                          1    Al compa y amigo jrFrancos,
                                          2     correspondo en comentario.
                                          3    (jijiji o así)

                                          4     ¿No has traspasado frenada
                                          5     émulo de "nano" Miranda?

                                           6     Si es nuestra sutileza,
                                           7     prosigo amigo y colega.

                                            8    Oye ¡oh! ¿qué ye eso de comismo?
                                            9    ¿Uno colgando y el otro lo mismo?

                               
10    ¿Es acaso buen compañero
                                          11    cooperación propia primero?

                                           12    Si se observa en detalle
                                           13    tu amplio y buen reportaje,
                                           14    bien puede ser mejorada
                                           15    la exposición por ti usada.
                  
                                           16    Si no mezclaras las churras
                                
17    con las merinas cazurras,
                                
18    o dicho de otra manera
                                           19    "los gametos con carqueixas",
                                           20    también tu crónica canguesa,
                                           21    sería larga mas "perfecta".
        
                                           22    Si ahora te decides,
                                           23    por comentarios que exhibes,
                                           24    a ejercer de corrector
                                           25    al personal de este Blog,
                                           26    vas a tener gran tarea,
                                           27    y no sé si será certera
                                           28    ni muy brillante tu idea.
   
     Ver para creer. Eso es olvidar que cuando éramos niños de escuela matábamos gorriones a pedradas o con tirachinas, que es la aplicación de la tecnología a la pedrada. Aunque no estaría de más hacerse esta reflexión: ¿Pero existe de verdad alguna razón por la cual  hay que matar gorriones?

     En el verso 5, aprecio que no te cortas en llamarme "enano" Miranda (de Miranda Podadera, la biblia de la ortografía y el buen puntuar).

     Lo del verso 8 y 9 ("...comismo? / ¿Uno colgando y el otro lo mismo?"), está bien como conversación de taberna entre hombres o como gags de "Los Morancos", para mí los humoristas más chabacanos de cuantos he visto. Dicho de otro modo, me parece sencillamente hacer gala de un lenguaje poco elegante y usado de un  modo gratuito.

     Los versos 10 y 11 no los entiendo muy bien.
    
     Los versos 16, 17 y 19 denotan que o bien eres un buen analista de textos o un loro que repite la gracieta que un día dijera ese personaje que se cree tiene bula para todo (contar historias broncas preñadas de rudeza y ruralismo, aconsejarnos sobre las "fueyas" que debemos usar en el campo para limpiarnos el innombrable a falta de papel higiénico porque ni siquiera tira del periódico ya que a él libros y letras le producen dentera, hablar de la moralidad de los frailes, de que si yo cuando escribo no tengo pies ni cabeza pues lo mezclo todo, etc.); y habla así porque es muy fácil hacerlo parapetado sobre un seudónimo, que es casi como un anónimo, y hasta terminamos riéndole las gracias pues a veces tiene golpes de humor. Pero que lo hagas tú, a cara descubierta, hombreee... Pero, mira, vamos a someterte a una prueba, aquí, delante de todos, con luz y taquígrafos. Di, citando entrada, fecha, párrafo y renglones en qué escrito mío MEZCLO CHURRAS CON MERINAS.

     De antemano ya te digo que si me localizas algún "tutu revolutu" te daré las gracias (¡fíjate qué manera tan distinta de reaccionar comparada con la tuya por un quitame allá una coma!), pues si bien me gustan los halagos como  todo hijo de vecino, de donde realmente aprende uno es de las críticas (y de los fracasos). Esto ya lo dije en otra ocasión. Con lo cual estoy invitando a todos los lectores del Blog que se paren en mis entradas, que cuando vean algo que es mejorable lo digan abiertamente, única forma de no volver a repetir el fallo. Os lo agradeceré, de veras.
     Pero volviendo a ti, si no encuentras nada donde "gametos estén mezclados con carqueixas" (la primera vez que lo leí me hizo gracia, aún sin saber lo que es un "gameto" ni una "carqueixas" porque lo tomé como una gracieta de alguien a quien le cuesta leer mi forma de escribir con inflexiones, subordinaciones y hasta ramificaciones, ramificaciones que al final confluyen en el tronco central o idea), pues si no encuentras nada habrá que convenir que te limitas a repetir las cosas que dicen otros, sólo porque suenan bien, como lo haría un papagayo.   

     Para terminar, los versos 22, 23, 24 y 25 son sencilla y llanamente una falacia. Yo no he corregido a nadie (sólo en alguna  ocasión he ampliado ideas o conocimientos  que lazaban otros, la última cuando Galán habló del "ayudante" de campo de Pedro I, "El cruel", entrada de Everardo, exposición en el Niemeyer) y no lo hago porque tengo muy claro que lo importante y lo primero es que la gente escriba, participe, cada uno como sepa hacerlo. Lo del estilo es secundario.
     Sólo en dos ocasiones te sugerí, que no corregí, lo del uso de la coma, ahora y el 10-marzo-2011 en mi "BARRIENDO/8... y no precisamente con escoba", donde digo:
"Nos has dejado a todos pasmaos con tus ripios. Eres, por derecho propio "El Rey del ripio en el Blog". (...) Una observación te voy a hacer (...). Y es ésta: el abuso en el uso de las comas, el ´comismo´. No tiene por qué ir una al final de cada verso, ya que si se leyese haciendo la pausa que toda coma aconseja, estaríamos ante una lectura en ´coitus interruptus´". 

    No lo tomaste tanto a pecho entonces, pues el mismo 10 de marzo me contestas:
  
                                         Me ha gustado tu diserto,
                                        corto, directo y sin sesgos,
                                        es esa la buena senda, felicidades por ello,  
                                        y también te doy las gracias por tus certeros
                                        consejos. 

     Maldita la hora en que se me ocurrió hacerlo aunque todos puedan constatar  que antes ponías una coma al final de cada verso y ahora, después de mis sugerencias (sugerencias, no correcciones)  ya no.

     Termino con un canto positivista, que es este: No va este encontronazo a empañar una amistad que fue grande  en los cursos 1954-55 y 1955-56, que tuvo luego un silencio de cuarenta años porque la vida nos llevó por caminos diferentes y distantes, pero que ha vuelto a reverdecer con el reencuentro hace tres o cuatro años. Pues hasta ahí podíamos llegar. Por tanto, sobre el tema de las comas, los puntos, las carqueixas y los gametos y la madre que los parió, lo por mi aquí dicho es PASADO, PRESENTE Y FUTURO o dicho de otro modo, no volveré a escribir una palabra más sobre el asunto.

                                                                                          
Adios/hasta luego amigo 

viernes, 21 de octubre de 2011

jueves, 20 de octubre de 2011

VAGABUNDOS o el PIB de Bután

        Con "Cuco", mastín berciano, en mi casa natal, en Asturias.


Después de llegar a Ayamonte, "La partida de Palaloca" hace una incursión por  el Atlántico.


Desayunando en los soportales de un monasterio abandonado, donde se pasó la noche.



      La portuguesa Mértola,  "el último puerto del Mediterráneo".

           El reportero también tiene derecho a un descanso.

-- Texto y fotos: jrFRANCOS --

    El  domingo nueve comimos en el campito (finca) mi señora y los mellis. Las otras dos que componen la familia,  por España (la una en Sevilla y la otra en Oviedo). Un día de relax, con algún quehacer para justificar el sustento, aprovechando el "veranillo del membrillo" que este año viene sobrado, tanto que si el 2 de octubre me bañé en la "junta" del Arganza (1) y el Narcea, ese día todavía me zambullí en la piscina. El otoño extremeño es la estación más bonita para mí, es la auténtica primavera (en decreciente), que nos puede llevar en mangas de camisa y con rebeca a diciembre, porque la otra, la primavera creciente,  cuando la vida explota en abril y mayo, aquí es un abrir y cerrar de ojos. Se pasa prácticamente del invierno al verano.

     Al atardecer, bajé del tejado, a donde subí, manguera en mano, a limpiar las canales de excrementos y hierbas que dejan los pájaros. Por el horizonte empezaba a hacerse visible el disco plateado de la luna para tomar posesión de la inminente noche, mientras en la radio Miguel Poveda interpretaba "La niña de fuego" en una versión más dulce que la sequedad de Manuel Caracol, que fue quien la popularizó. Me acordé de ti, Ramos, aficionado que te confesaste un día al flamenco y por segunda vez te vuelvo a hablar el espacio de RNE-3 donde la escuchaba: "Duendeando" un programa para "flamencos y pelícanos", según su eslogan, sábados y domingos a las veinte horas. Te lo recomiendo.     
     Cuando pongo los pies en tierra, la "melli" que dice que no se queda a cenar, que se va con los amigos a hacerlo a un restaurante chino. "Cuánto te vas a gastar", le pregunto. "Como unos quince euros o por ahí", contesta. Entonces le propongo: "¿Por qué no los guardas en la hucha y haces algo diferente conmigo por ahí, con las bicicletas y los perros". Acepta sin entusiasmo.

     Y allá que nos lanzamos los cinco por un camino que es como una pista: Noa (una golden retriever, el perro de los ciegos), Tomy (un medio kilo yorshire) y Carioco (otro medio kilo de raza "mil polvos", recogido en la calle) y nosotros dos. Sólo faltaba "Cuco", el mastín que me recibe con alborozo cuando regreso a la casa natal, allá en Asturias.

     Al cabo de un buen rato de pedaleo y conversación, unos 4 ó 5 km., llegamos a una viña y nos sentamos. Saco de la mochila el táper con la tortilla, el pan y las bebidas, y bajo la luz de la luna que estaba ya inmensa, dimos cuenta de todo ello, mientras los perros andaban locos corre aquí y allá siguiendo rastros de conejos y liebres y sacando alguna que los encelaba en carrera frenética e infructuosa, volviendo al cabo de un rato jadeantes y con  la lengua fuera.
     Después, ya noche "piecha" (cerrada), el postre. Sin más luz que la del satélite, toca aquí y palpa allá buscando restos de uvas en las cepas, esos pequeños racimos que se le escapan al  vendimiador y que sirven de alimento a pájaros y perdices. En estas estábamos cuando acertó a pasar por allí un coche, el único en todo el rato. Debía ser el dueño de la viña, pues se paró, bajó, miró y remiró y volviendo a subirse al coche, se fue. Pensando tal vez: "Dos desgraciados, que no tienen donde caerse muertos, al rebusco para mañana llevarlo a la bodega y tener unos eurillos".

    Los dos desgraciados eran una chica, 30 años en diciembre, maestra (especialidad: educación física y educación especial), con oposiciones,  y un jubilado, que lo es, y algo más.

    Cuando regresamos, pasadas las diez, la madre y el "chico" estaban terminando de cenar; nos sumamos al postre, compota hecha de membrillo recién cogido del árbol. Le metí unos tientos, acompañados de una galleta para rellenar.

    Mi familia regresó al pueblo (a 1,5 kms.) y yo me quedé a dormir allí, en "El Chozo" como le llamamos, para a la mañana siguiente no tener que madrugar cuando a las ocho llegue el obrero, un-exalumno, hombre para todo, del que a veces tiro. Antes de recostarme sobre mi lado izquierdo, el preferido para dormir, me pongo boca arriba. Por la ventana veía la luna, que parecía velar mi descanso, aunque no se sabe si te vela o te vigila; a fuera los perros ladraban en tropel, como cada vez que algo se mueve. Después, silencio. Y me dije: "No me importaría morirme ahora mismo".  Ya que es lo único que tenemos seguro cuando nacemos, mejor hacerlo en momentos de paz y sosiego que no tras un "joenke" que te deja impelido, si no con dolores y sufrimiento (sufrimiento para ti y sufrimiento para los tuyos).

   Antes de que me venciese el sueño, pensé en Bután y en su PIB.

                      -------------------------------------------

   En la vecina Zafra hay un grupo de excursionistas alternativos, conocidos como "La partida de Palaloca". Son aficionados al piragúismo y en él estoy integrado, junto con otros dos de aquí, de Los Santos de Maimona y uno de Villafranca de los Barros.
     En una furgoneta cargamos las piraguas, la comida,  parte del equipaje y van algunos viajeros, y en otro u otros coches  va el resto (de equipaje y viajeros). De esa guisa nos vamos a los más insólitos lugares, esos que no vienen en guías y conocen muy pocos, donde instalamos  nuestro campamento, cada día en un sitio diferente para seguir el discurrir de las embarcaciones. Si el pasado año, en el puente de la virgen, en septiembre, fue por Zahara de los Atunes, cabo de Trafalgar y Tarifa, en el de este año fue por todo el Baixo Guadiana, desde la portuguesa Mértola (2) a la desembocadura entre Ayamonte (Huelva) y Vila Real de Santo Antonio (El Algarve, Portugal); 77 km. navegables para pequeños barcos pesqueros, pese a que ya no dragan el río,  si se aprovecha la subida de las mareas.

     Durmiendo en el hotel de las "Mil y una Estrellas", es decir, bajo un árbol, en los soportales de un monasterio abandonado o en la arena de la playa Isla Canela, como en esta ocasión se pasaron las tres noches (algunos incluso con siesta incluida en un banco de la plaza del Ayuntamiento, en Ayamonte),  comiendo de rancho, con pinta más bien de desheredados, pues siempre llevas la ropa de segunda que tienes en casa para andar tirado por ahí, tenemos más pinta de vagabundos que de lo que en realidad somos. ¿Y quienes somos? Pues he aquí la sucinta reseña de los componentes de esta expedición (hacemos entre dos y cuatro al año):
    
      Chano "El doctor limón", 58 años,  cocinero del grupo (profesor  de instituto, Ciencias Naturales).
      Pedro "El Cura", 46 años, segundo cocinero del grupo (profesor de instituto, Latín y Francés).
      Juanma "Palaloca", 38 años, capitán, corredor de medias maratones y piragüista que participó en los descensos del Sella y del Nalón (profesor de E.F. en primaria).
      Luismi "El araújo", 46 años, autodidacta, verdadero experto en pájaros y àboles (del mundo de la construcción).
      Vera "El carpintero", 36 años, escultor de mazo y gubia con exposiciones en su haber, corredor de medias maratones (carpintero).
      Antonio "El  Cande", 38 años, estudios de FP (tienda y taller de motos).
      Damián "El último trago", 60 años, hombre libre, conoce Muniellos y Fuentes del Narcea (jardinero por horas).
      Pedro "El Formal", 28 años, estudios de bachiller (monitor de deportes de aventura).
      Un servidor, 63 años (jubilado que lo es y algo más). ¿Mi apodo? "El fotógrafo del Guadiana".

     La última noche, ya en Ayamonte (3), después de la cena opípara (4) que nos preparó "El doctor limón", me fui con el resto a dormir sobre la arena, al refugio de unas retamas que cortaban la brisa. Boca arriba, contemplé el cielo estrellado, mientras la brisa mecía las ramas y traía a mis oídos la canción de cuna de las olas, siempre iguales, siempre diferentes, incansables en su arrullo. Pensé en una chica guapa, pequeña y salerosa, en minifalda, que había visto por la tarde y a quien me entraron ganas de coger en brazos. También pensé en Bután y sus gentes, hasta que finalmente me dormí. Antes, mi frase preferida de los momentos buenos: "No me importaría morirme ahora mismo".

                             ----------------------------------

    BUTÁN. Pequeño país de las cumbres del Himalaya, entre China e India. Capital, Thimphu. Casi dos millones de habitantes, budistas tibetanos. País montañoso,  afectado por el monzón;  vive de la agricultura y ganadería de subsistencia. País aislado, de turismo restringido. Su rey, Vangchuck quinto de la dinastía (hijo de Jigme Singye Wangchuck, considerado el Padre de la Nación),  defiende la Felicidad, Igualdad de género y Preservación Medioambiental (más del 20% de la superficie está protegida) de sus súbditos, como valores de la cultura butanesa. Su PIB no es nuestro Producto Interior Bruto, sino "su" Producto Interior del Bienestar, que por testimonios que nos llegan a través de viajeros y documentales parece que lo consigue aunque sus súbditos sean en un 42,4 % analfabetos, esté prohibida la venta de tabaco, carezcan de ferrocarril y no hayan disfrutado de la televisión hasta 1999.

                     ---------------------------------

NOTAS.
1. El río Arganza nace en el término de Pola de Allande. En su discurrir da nombre a algunas poblaciones (Arganzúa, de donde es el coriense  Emilio Fernández, y Arganza, en cuyas inmediaciones se dio la batalla de Lutos contra los árabes, según nos contaba el padre Jaime; y también Argancinas, donde desde 1794 hay una venta, punto en que entrega sus aguas al río Narcea. En ese pozo es donde  me baño yo, y ahí es donde hace más de cuarenta años se tiró aquel compañero que tenía un brazo paralítico y que se llamaba José Antonio Carrascal).

2. Mértola. Villa de poco más de mil habitantes, cabeza de municipio, de fundación fenicia, que nació como emporio comercial, quedando aún restos de lo que fue "el último puerto del Mediterráneo", pues a él llegaban fundamentalmente barcos de todos los países del mismo. Tuvo floreciente vida cuando los romanos -que la denominaron Myrtilis- invadieron Lusitania, aunque su mayor esplendor corresponde a la época musulmana, cuando Mirtolah llegó a ser, por dos veces, capital de reino taifa creado por el andalusí Ibn Tayfur a la caída -siglo XI- del califato de Córdoba. De esa época conserva un castillo, resto de murallas y una mezquita. (Del  cuaderno de bitácora de "Viaje por el Guadiana", viaje que realicé en treinta jornadas a finales de los ochenta). 

3. Ayamonte. 17.000 habitantes, con importante puerto pesquero de bajura, muelle comercial y de pasajeros., industrias conserveras de pescado y salazones, turismo y lugar de compras para los portugueses.  Poblada ya por romanos y árabes. Fue reconquistada en 1239 por la Orden Militar de Santiago al servicio de Sancho II de Portugal. Perteneció a un reino y otro... (...)  Tiene monumentos sacros de los siglos XV y XVI. Dispone de parador Nacional. (Tomado del mismo cuaderno de bitácora).

4. Cena opípara. Un cocido "vegetal" hecho con los siguientes ingredientes: 6 botes de cocido madrileño enlatado, al que se añadió un caldo de codillo, trozos de membrillo en fruta y una fuente de  tagarninas (cardo silvestre que cogimos por el monte). Con su correspondiente presa, más pan portugués que es el mejor de Hispania, queso de oveja y de cabra,  cerveza y vino. De postre, melón. Y para hacer la digestión, licores. Algunos, un cigarro; otros, un helado. La pinta que llevamos ya no es de "desgraciados" al rebusco